Vuelta en coche a Picos de Europa. Miradores y pueblos PICOS DE EUROPA 3


3 provincias: Asturias, Cantabria y León. 3 comunidades autónomas, 3 macizos separados por gargantas surcadas por ríos……….Esto es un relato de la vuelta en coche a Picos de Europa. En plena Cordillera Cantábrica, con una buena parte de su territorio protegida como Parque Nacional, es el PN más antiguo de España. Paraíso de montañeros, de senderistas y de todos aquellos que disfrutamos con asombrosos paisajes de abruptas montañas y profundos desfiladeros.

Picos de Europa es ese lugar…..:

Donde es imposible no impresionarse de la vida de los pastores que trepaban por canales imposibles en busca de pastos para el ganado.
Donde son posibles las más inverosímiles formas de agujas y crestas talladas en las montañas calizas.
Donde los inviernos son rigurosos, las primaveras impredecibles, los veranos inseguros y los otoños escurridizos.
Donde los rebecos te saludan con sus miradas, y corren con agilidad, haciéndote sentir un pato mareado tropezando en las piedras del camino.
Donde el corazón se estremece, la mente se relaja, y la vista es incapaz de abarcarlo todo.

“Los Picos de Europa pudieran ser considerados como la exaltación máxima del paisaje calizo. Cumbres gigantescas se elevan agudas. Hondísimas y oscuras gargantas se encajaron en la potente masa de calizas. En ningún macizo montañoso peninsular puede contemplarse un paisaje más atormentado”
F. Hernández Pacheco, Las rocas y el paisaje

En coche bordeando el Macizo Occidental (Cornión) – Asturias y León

Desfiladero de Los Beyos

De Cangas de Onís parte una estrecha carretera de cerradas curvas que conduce al Puerto del Pontón y después a Riaño, en la provincia de León. Circula pegada al río Sella, río que forma el espectacular Desfiladero de los Beyos. Siguiendo el curso del Sella, recorremos pueblos que se integran en este desfiladero de frondosas orillas cubiertas de árboles y de altísimas paredes rocosas de hasta 1000 m de altura. Estamos en Asturias.

Estaciones salmoneras, casas salpicadas, árboles, quedan encajados en la angostura del desfiladero que el río ha excavado entre estas montañas calizas tan fácilmente erosionables.

Carretera del Desfiladero de los Beyos

Paisajes del Desfiladero de los Beyos

Pueblos como San Agustín de los Beyos hacen equilibrios para agarrarse a los declives rocosos.

En el Puente Vidosa nos desviamos por una carretera que accede a Viego, pueblo montañés en el Parque Natural de Ponga. Nos ofrece una bonita panorámica y muestras de arquitectura de montaña. Asoman algunas cumbres del Macizo Occidental.

Vistas del Desfiladero de los Beyos

Regresando al desfiladero de los Beyos, justo en el puente Vidosa, al lado de un restaurante y al borde de la carretera, cae una alta cascada. Podríamos recorrer una pasarela para acercarnos, pero nosotros continuamos en dirección al valle de Sajambre por esta complicada carretera construida a finales del siglo XIX.

Carretera del Desfiladero de los Beyos

Valle de Sajambre

Antes de Oseja de Sajambre, y ya dentro del Parque Nacional Picos de Europa, el desfiladero se abre. Justo antes de este pueblo, ya en la provincia de León, nos desviamos hacia Soto de Sajambre. La estrecha carretera es estrecha pero nos ofrece unos paisajes preciosos. Paisajes que podemos apreciar mejor desde el mirador que encontramos antes de entrar en Soto. Es una zona en la que predominan bosques de hayas, junto con otros árboles caducifolios.

Valle de Sajambre

Soto de Sajambre se encuentra en un entorno excepcional, dentro del Parque Nacional. Al lado de un río, envuelto en un valle de laderas arboladas y con las montañas calcáreas como telón de fondo.

Soto de Sajambre

En Soto de Sajambre sería recomendable bajarse del coche y hacer alguna de las sencillas caminatas que ofrece el entorno.

Además de la más conocida Senda del Arcediano, podemos sorprendernos paseando entre preciosos bosques de hayas, conociendo Vegabaño y el Bosque de Rocinos: Vegabaño y bosque de Rocinos.

O bien podemos emprender una ruta más montañera, subiendo al Pico Jario. Es un espléndido mirador de las montañas, si el día está despejado: Pico Jario desde Soto de Sajambre.

De Soto descendemos hacia Oseja de Sajambre, donde no faltan algunos bares, restaurantes y alojamientos. El emplazamiento de este pueblo es precioso. Un valle estrecho formado por el río Sella, poblado de árboles caducifolios y rodeado por montañas. Y es que en esta zona, la propia orografía de valles muy estrechos ha servido para librarla de actividades ganaderas, manteniéndola más intacta y salvando los bosques autóctonos.

En dirección al Puerto del Pontón, el valle sigue siendo estrecho y abrupto, y la carretera muy encaracolada.
Un mirador sobre el Valle de Sajambre nos permite parar a contemplar la belleza del paisaje.

Valle de Sajambre

El río Sella ha excavado este valle y este desfiladero, que la carretera atraviesa longitudinalmente desde Cangas de Onís hasta El Pontón. El Sella nace oficialmente muy cerca de este puerto de montaña, en la Fuente del Infierno, donde se unen 2 arroyos que bajan de la montaña. El nacimiento del Sella queda en un puente que cruza la carretera. En realidad, el agua del Sella mana más arriba.

 

Puerto del Pontón y Puerto de Panderruedas

Tras el Puerto del Pontón nos desviamos hacia el valle de Valdeón, cruzando el puerto de Panderruedas. El paisaje ha cambiado, el valle se ensancha, y el bosque deja de dominar para ceder protagonismo a los macizos calcáreos.
Desde el mirador de Piedrashitas podemos gozar de unas vistas impresionantes hacia el Macizo Central con las torres Friero y Llambrión. Y hacia el Occidental, donde destaca la Torre Bermeja y Peña Santa. Abajo divisamos el valle de Valdeón. Y, además, hacia el otro lado la asturiana Sierra de Ponga y la leonesa Sierra de Mampodre.

Es uno de los mejores miradores de Picos de Europa en coche. Desde la zona de recreo tenemos que subir unos cuantos metros para alcanzar el mirador.

Mirador de Piedrashitas

Siguiendo carretera, volvemos a parar en el Mirador de Valdeón. Otro punto con vistas que quitan el hipo.

En coche bordeando el Macizo Central (Urrielles) – León y Cantabria

Valle de Valdeón

La carretera hacia Posada de Valdeón es una de las más escénicas de Picos de Europa, especialmente en este sentido, hacia el oeste. Los macizos del Cornión y de Urrielles exhiben toda su majestuosidad.
También vemos el Pico Jario, que se alza verticalmente sobre el valle de Valdeón. Allá arriba hemos estado envueltos en niebla.

Posada de Valdeón es el pueblo principal del valle leonés de Valdeón. Un valle imponente rodeado de picos, dentro del Parque Nacional. Punto de encuentro de montañeros, turistas, excursionistas. Independientemente de los objetivos de cada uno, es imposible dejar de admirar este lugar.

Desde Posada de Valdeón, nos dirigimos hacia Caín. En esta carretera está el mirador del Tombo. Junto a su característica estatua del rebeco, tenemos oportunidad de gozar de las vistas hacia la parte occidental del Macizo Central. Collado Jermoso, Torre de la Palanca, El Llambrión………. montañas escarpadas que caen hacia la garganta del río Cares que se empieza a formar aquí, y que divide el Macizo Central del Occidental.

Mirador del Tombo

Por aquí pasa la famosa ruta del Cares, que recorre el desfiladero de este río desde Posada de Valdeón hasta Poncebos. Con una longitud de 22 km, constituye la ruta más popular del Parque Nacional, por su sencillez y buena accesibilidad. Aunque la mayoría de excursionistas sólo la hacen desde Caín a Poncebos, por la zona más estrecha de la garganta, siguiendo la senda de acceso a las centrales hidroeléctricas. En Caín hay varios bares y los fines de semana de buen tiempo siempre hay mucho ambiente.

Desfiladero del Cares desde el Mirador del Tombo

Para los más montañeros, la subida al refugio de Collado Jermoso resultará inolvidable………….Allí, realmente te metes en las montañas: Collado Jermoso desde Cordiñanes.

 

Siguiendo hacia el Puerto de Pandetrave, pasamos por el pueblo de Santa Marina de Valdeón, emplazado en el valle. A 1150 m de altitud, es el pueblo más alto de Picos de Europa.
En cuanto empezamos a subir hacia el puerto, el valle de Valdeón y el macizo del Cornión de fondo nos regalan una preciosa estampa.

Recuerdo una vez que pasé por aquí en invierno. Todo absolutamente nevado…………era una postal navideña…..(de una Navidad del hemisferio norte, claro).

Valle de Valdeón

Los Urriellos nos van acompañando de frente en la subida………¡Impresionantes las agujas del Friero! Lo hemos acercado con el zoom. El día está espléndido.

Macizo Central desde elValle de Valdeón

En el puerto de Pandetrave disponemos de otro espléndido mirador. El Macizo Central en pleno esplendor, mientras que el Occidental va quedando más lejano.

Puerto de Pandetrave

Enormes moles calcáreas, indicios de su pasado marino. Increíble lo que ha formado la acumulación de organismos marinos.
Tras pasar el puerto de Pandetrave, salimos de los límites del Parque Nacional y entramos en el Parque Regional de Picos de Europa, que comprende una zona de la provincia de León con otro tipo de protección.

Bajamos el puerto, alejándonos de los macizos, y recorriendo el estrecho valle entre montes más bajos, en los que se alternan árboles, arbustos y matorrales.

Valle de Liébana

En Portilla de la Reina, pueblo situado en el valle, por donde pasa el río Yuso, enlazamos con la carretera N-612. Carretera que a la derecha conduce a León por Riaño. Nosotros continuamos por la izquierda, hacia al Puerto de San Glorio y , que nos devuelve a Picos de Europa.

Por aquí pasa la Ruta Vadiniense, la ruta que realizaban los peregrinos que pasaban a venerar a Santo Toribio de Liéban. Seguían por una calzada romana, para enlazar con el Camino de Santiago.
Este valle, por el que circula el río Esla, se encuentra a 1200 m de altura.

Después de Llávanes de la Reina, el valle se ensancha, con pequeñas praderas enmarcadas por montañas. La carretera empieza a ascender hacia el Puerto de San Glorio, a 1609 m de altura, límite entre León y Cantabria.

Desde el puerto subimos 2 km por una pista hasta el mirador del Oso en el collado de Llesba. Vistas sensacionales hacia el Macizo Central y el Oriental. Sobresale Torrecerredo, el punto más alto de Picos de Europa……….Su altura destaca sobre los demás picos.

Al pie del Oriental, (el macizo de Andara), se ubica el verde valle de Cereceda de la comarca de Liébana, a donde nos dirigiremos a continuación. Hacia el sur destaca el Alto del Naranco y la Montaña Palentina de las Fuentes Carrionas. Distinguimos claramente el circo glaciar de Fuente Dé, y con prismáticos incluso divisamos la estación superior de El Cable. Sin duda, el teleférico es la forma más accesible de alcanzar altura en Picos de Europa.

Unas pistas forestales que parten de aquí tienen muy buena pinta para hacer alguna ruta a pie. Hay muy buenas vistas y debe de ser impresionante una raquetada en invierno.

Mirador del Oso

Regresamos al Puerto de San Glorio y entramos en Cantabria. Famoso por ser uno de los primeros puertos de montaña de la red principal que se cierran por nieve en invierno. Vía de comunicación entre León y Santander, ahora ya no es un punto crítico, puesto que hay autovías.

Descendiendo del puerto nos topamos con el Mirador del Corzo, sobre el valle de Cereceda y la Montaña Palentina. Estamos ya fuera del parque de Picos de Europa.

Mirador del Corzo

El paisaje va aumentando en frondosidad conforme descendemos. Pueblos como Dobarganes, Vejo, Vada… se encuentran en idílicos emplazamientos, en valles poblados por bosques caducifolios con vistas a montañas del Parque Natural Montaña Palentina y Fuentes Carrionas. Lugares donde uno querría ir parando a cada instante.

Valle de Cereceda

Subir al Pico Jano desde Dobarganes nos ofrece otro espectacular panorama, aunque en esta ocasión nos lo saltamos. Se puede subir en coche y ya lo conocemos de otras veces. Recupero una foto antigua

Potes y el cocido lebaniego

La carretera continúa descendiendo hasta que nos deja en Potes. A sólo 300 m de altitud, en el valle de Liébana, goza de un clima más benigno y de buenas vistas al Macizo Oriental o de Andara.

Vistas del Macizo de Andara desde Potes

Potes ha crecido y nos traslada al bullicio de gente que curiosea por las tiendas, otros que alborotan bares y terrazas, o pasean contemplando su arquitectura tradicional, sus calles empedradas, sus puentes sobre el Deva, sus fachadas con escudos blasonados y sus balconadas de madera.

Se sigue respirando historia recorriendo sus callejuelas medievales. Y es que, desde el siglo XV, la Torre del Infantado atrae las miradas de todos los visitantes.

El pueblo está ubicado fuera del Parque Nacional, pero con fácil acceso al mismo, por lo que es la población elegida por muchos como base para recorrer las carreteras de Picos de Europa.
Notamos calor, y es que las montañas que rodean el valle cortan la entrada de aires fríos y borrascas. Incluso los romanos llegaron a cultivar la vid en estas tierras.

Potes

Soportales que resguardan tiendas que ofrecen sus productos típicos: quesos, embutidos, garbanzos, dulces. Y sobre todo, los orujos, que provienen de la tradición vitivinícola de la zona, que algunos alambiques también se encargan de recordar.

El río Deva a su paso por Potes

Nuestro principal objetivo para hoy es comernos un cocido lebaniego y natillas con canónigo. También pasear por el pueblo, comprarnos garbanzos y queso de la zona. Nos encanta el cocido del Hotel del Oso, pero está en Cosgaya, a unos cuantos kilómetros de Potes. Así que para esta ocasión elegimos el Cenador del Capitán, que también conocíamos ya, y nos gusta bastante. Fue ganador del primer premio al mejor cocido lebaniego en 2012. A pesar del día caluroso, nos atrevimos con el completo: sopa de cocido, cocido lebaniego y natillas con canónigo……..¡de vicio! Y casi conseguimos terminarlo!. Terminamos llenos a tope, con ganas de dormir una siesta a la sombra.

Cocido lebaniego

No tenemos tiempo para aproximarnos a la maravillosa carretera a Fuente Dé. Habríamos pasado por el monasterio de Santo Toribio de Liébana, donde dicen que se conserva un trozo de la cruz de Cristo, creencia que atrae a multitud de peregrinos. También habríamos pasado por Mogrovejo, Cosgaya, lugares de la historia de Santo Toribio y don Pelayo, para finalmente llegar al magnífico circo glaciar de Fuente Dé, desde donde es muy fácil subir a las entrañas de Picos mediante el teleférico que te transporta al mirador de Aliva. Itinerarios que ya conocemos repetidamente.

En coche bordeando el Macizo Oriental (Andara) – Cantabria y Asturias

Nosotros continuamos en dirección a Unquera, siguiendo el curso del río Deva, que viene desde Fuente Dé y cierra Picos de Europa por el este. Imponen las moles calcáreas del macizo de Andara a nuestra izquierda y Peña Ventosa a la derecha.

Pocos kilómetros después de Potes, la iglesia prerrománica de Santa María de Lebeña invita a una parada para descubrir sus arcos de herradura y sus capiteles.

El valle boscoso se va estrechando. Cuando entramos en el desfiladero de La Hermida, los altos paredones rocosos se alzan al borde de la carretera.

Desfiladero de La Hermida

El río Deva ha excavado este abrupto cañón, donde apenas queda sitio para la carretera. En varias ocasiones parece que te vas a estrellar con el coche contra las paredes rocosas, cuyos voladizos sobresalen hacia la carretera.

En el corazón del desfiladero se ubica el pueblo de La Hermida, de tradición balnearia y con paseos a orillas del río. Una vía ferrata de escalada, rutas de senderismo, y la ruta de los quesos por pueblos de Picos de Europa, completan sus atractivos turísticos.

Un poco más adelante, en Urdón, comienza una de las rutas populares del parque: Urdón- Tresviso.

Las curvas se suceden sin tregua, las mismas que ha formado el río, cuyas orillas están pobladas por árboles. Ofrecen un fuerte contraste cromático entre el verde intenso de sus hojas y las descoloridas rocas calizas.

Estamos a nivel del mar cuando llegamos al pueblo de Panes, ya en Asturias. En este lugar se funden el río Cares con el Deva. Ambos bajan de las montañas y se dirigen a Unquera para desembocar en el Cantábrico.
Panes es una confluencia de carreteras. Una que va hacia la costa y otra que lleva a Cabrales y Cangas de Onís, bordeando los Picos de Europa por el norte. Esta última es la que tomamos nosotros.

Paisajes más suaves, de laderas arboladas regadas por el cauce del río Cares es el paisaje que nos acompaña hasta llegar al concejo de Cabrales. Nadie desconoce sus quesos de intenso sabor. El Cares se va encajonando cuando entramos en Cabrales. Seguimos fuera del Parque Nacional.
Arenas es la capital municipal de Cabrales, un pueblo en plena carretera con diversos servicios.

Pero lo mejor de Cabrales está en sus montañas y en sus pueblos que quedan dentro del Parque Nacional: Poncebos, Tielve, Sotres, pueblos de montaña en ubicaciones extraordinarias. Para llegar a ellos tendremos que subir por una carretera de montaña, al borde del Cares hasta Poncebos. La carretera continúa adentrándose en la montaña, pasando por Tielve, Sotres y finalizando en Tresviso. El pueblo de Tresviso ya pertenece a Cantabria, pero  no tiene comunicación directa con otros lugares de su provincia, sólo se accede pasando por Asturias. Se encuentra en un lugar magnífico, colgado de la montaña. Lugares de donde parten rutas de senderismo y de montaña espectaculares.

La ruta del monte Camba desde Tielve es un bonito paseo apto para casi cualquiera: Ruta Monte Camba.

Más montañera y espectacular es la ruta que sube a la Vega del Urriellu, una de las míticas de Picos: Ruta a la Vega del Urriellu.

En esta ocasión, únicamente nos acercamos a Poncebos y Camarmeña, para visitar el mirador del Urriellu. El Urriellu o Naranjo de Bulnes es la montaña mítica de Picos de Europa. Aunque no es la más alta, sí es la más difícil de escalar debido a la verticalidad de su pared final……….Cuando ascendimos hasta su base, fue un momento muy emocionante.

También vemos el Canal del Tejo, por donde subimos en alguna ocasión a la aldea de Bulnes, que no tiene acceso por carretera. Una subida a pie muy asequible, aunque los más comodones pueden usar el funicular, y perderse el sabor de la ruta paso a paso.

En Puente Poncebos se une al Cares el río Duje, que separa Los Urrielles de Andara.

Mirador del Urriellu en Camarmeña

Aunque, hacemos trampa acercando el Urriellu con el zoom. Bueno, una trampa que no aporta grandes sensaciones. La realidad es que desde aquí queda muy lejos.

Nos despedimos de Picos desde el Mirador Picos de Europa, que se localiza saliendo de Arenas hacia Cangas, ya fuera del Parque Nacional. Nos parece ahora una vista demasiado alejada de las montañas. La silueta del Urriellu reina sobre las demás.

Mirador Picos de Europa en Arenas de Cabrales

Estamos ya cerca de Cangas de Onís, donde cerraríamos el círculo. Ciudad base para la visita más popular al parque: la excursión a los lagos de Enol y Ercina.

Lagos de Covadonga

A los lagos se sube en coche. Sus alrededores son propicios para dar un encantador y cómodo paseo por pasarelas habilitadas. Aunque llegado a este punto, resulta tentador explorar más a fondo las montañas y emprender alguna de las rutas que parten de los lagos. Por ejemplo la que conduce a Vega de Ario, desde donde podemos continuar subiendo hasta el Jultayu: Ruta al Pico Jultayu desde Lagos de Covadonga.

Aunque sólo llegar al refugio de Vega de Ario ya merece la pena.

¡Hasta la próxima!

 

Ver más excursiones por Picos de Europa: Aquí


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comentarios en “Vuelta en coche a Picos de Europa. Miradores y pueblos

  • Albergues en los Picos de Europa

    Hola. Nos encanta toda la zona que has descrito magnífica y densamente en este magnífico post. Nosotros somos una familia de cuatro miembros que se lanza a la aventura con su furgoneta y procura viajar por distintos rincones de España lo más económico posible. Recordamos con especial añoranza los albergues de la zona, y hemos prometido volver este año por ahí. Siempre me gusta ensalzar alguna zona en concreto, pero esta comarca española nos encantó. También decir que nos acompañó un tiempo espectacular. Enhorabuena de nuevo por tu blog y de nuevo decirte que nos encanta un montón. Un besazo.