Foz do Douro en la etapa 1 del Camino portugués de la costa

Etapa 1 del Camino portugués de la costa: de Oporto a Labruge PORTUGAL: CAMINO DE SANTIAGO


Iniciamos la etapa 1 del Camino Portugués de la Costa en Oporto y llegaremos hasta Labruge (Castro de Sâo Paio). Un itinerario que recorre primero las orillas del río Douro, después el estuario (Foz do Douro) y más adelante el litoral marítimo, pasando por continuas playas que ocupan la costa portuguesa.

Ver lista de todas las etapas al final de la página

Etapa 1 del Camino portugués de la costa: de Oporto a Labruge

Distancia: 26,5 Km

El centro histórico de Oporto está catalogado como Patrimonio Mundial de la Humanidad y es el punto de partida de nuestro camino portugués de la costa. Hay 270 Km hasta Santiago.

De entre los caminos portugueses, el Camino Central es el más tradicional. Sin embargo, nosotros realizaremos la variante costera. El Camino Portugués de la Costa sigue el litoral y recorre continuas playas y pueblos costeros, muy adecuado para realizar en invierno, cuando el tiempo es apacible y se evita la insolación y el viento del verano, ya que gran parte del Camino discurre por zonas expuestas al sol.

El punto habitual de comienzo de la etapa es la Catedral (Sé de Porto). Después se trata de callejear por el centro histórico al gusto de cada uno, entreteniéndose más o menos en función de intereses propios, hasta llegar al barrio de la Ribeira a orillas del Duero. Aquí dejo orientaciones para un paseo y visitas en el centro de Oporto: De paseo por Oporto

En nuestro caso, como ya habíamos recorrido el centro histórico el día anterior, comenzamos la jornada en “Infante”, junto a la Iglesia de San Francisco, en un estupendo y soleado día de enero. Avanzamos por Rúa Nova da Alfandega viendo las casas típicas de balcones de forja que se extienden frente al Douro. Por aquí todavía pasan los viejos tranvías.

Fachadas de Oporto frente al Douro

Fachadas de Oporto frente al Douro

Accedemos al borde del río después de pasar por instalaciones portuarias y la aduana. Por una pasarela, incluso caminamos sobre el agua viendo cormoranes. No hay señales del Camino de Santiago, pero no hacen falta. No hay pérdida, sólo se trata de seguir el borde costero.

Ponte da Arrábida en Oporto

Ponte da Arrábida en Oporto

Pasamos bajo A Ponte da Arrábida y el río se convierte en estuario, la Foz do Douro. El mar ya está cerca. Ahora los cormoranes se cuentan por docenas, pasan volando en grupos; es impresionante la cantidad. También hay patos, gaviotas y garzas reales. Esta es una zona de esparcimiento, mucha gente viene a correr, pasear, pedalear. Hay paseo, jardín, banquitos frente al estuario, parque infantil, incluso mirador de aves.

Río Douro en Oporto

Río Douro en Oporto

Río Douro en Oporto

En la población de Foz do Douro todo cambia respecto a Porto. Casas bajas marineras, banquitos y pescadores arreglando las redes son el contrapunto al ajetreo urbano. Y muchos paseantes.

Jardim do Calém

Jardim do Calém: Etapa 1 del Camino portugués de la costa

Jardim do Calém: Etapa 1 del Camino portugués de la costa

Después de superar el último dique que resguarda la Foz do Douro (donde está el Farolín de Barra do Douro y el de Felgueiras) llegamos a mar abierto, al Atlántico. Ahí está la Fortaleza de Sâo Joâo da Foz, que se construyó en el siglo XVI para proteger la ciudad de Oporto de las incursiones marítimas.

Fortaleza de Sâo Joâo da Foz

Seguimos por el paseo marítimo de cemento al borde del mar, todavía en entorno urbano. Vamos pasando por sucesivas playas con sus correspondientes restaurantes: Praia do Carneiro, Praia dos Ingleses, da Luz, de Gondárem, de Molhe, etc. Es una delicia. Nos paramos en alguna terraza a tomar café frente al mar. Las mesas están prácticamente al borde del agua.

Etapa 1 del Camino portugués de la costa: De Oporto a Labrugue

Etapa 1 del Camino portugués de la costa: De Oporto a Labrugue

Por pasarela de madera colgada sobre las rocas de la costa llegamos a la segunda fortaleza de esta etapa, el Forte de Sâo Francisco Xavier. En su interior se puede ver una exposición de pintura.

Forte de Sâo Francisco Xavier

Sobrepasar la fortaleza costera nos destapa la Praia de Matosinhos, llena de surfistas, resguardada por el puerto de Leixoes. Es una playa muy urbanizada.

Praia de Matosinhos en la etapa 1 del camino portugués de la costa

A mitad de playa llama la atención la Rotonda de la Anémona, compuesta por una gran estructura formada por red, la cual está dedicada a los pescadores de Matosinhos. Ahí encontramos la primera indicación del Camino portugués de la costa, junto a la Praia do Titan.

Lo que antes era área industrial se reconvirtió a zona de ocio en 2022 y ahora existen múltiples opciones para entretenerse y divertirse en esta playa: bares, kioskos, parque infantil, porterías de fútbol en la arena, redes de vóley playa. Es también el lugar de la leyenda de Cayo Carpo, que se remonta al año 44 y está vinculada al apóstol Santiago, la cual dio origen al nombre de Matosinhos. Las esculturas “Tragédia no Mar” recuerdan el naufragio acontecido en esta costa en 1947, cuyo resultado fue el trágico fallecimiento de 157 tripulantes.

Praia do Titan en Matosinhos

Praia do Titan en Matosinhos

Dejamos la playa y pasamos por el Zimbório do Senhor do Padrâo, Monumento Nacional. También se conoce como o Senhor da Areia, ya que antiguamente estaba rodeado de arena en la Praia do Espinheiro, aunque ahora se ha reubicado en una zona ajardinada. El 1 de noviembre se rinde homenaje a los pescadores fallecidos en el mar, colocando miles de velas alrededor del monumento.

Zimbório do Senhor do Padrâo en Matosinhos

Zimbório do Senhor do Padrâo en Matosinhos

Bordeamos las instalaciones del puerto comercial de Leixôes para alcanzar el Ponte Móvel, puente levadizo por el que cruzamos la desembocadura del río Leça. Todo el entorno está lleno de grandes buques y grúas portuarias. Es un puerto de gran actividad, e incluso suelen quedarse grandes barcos haciendo hilera en el océano en espera de entrar a puerto.

Después del puente proseguimos por una calle interior de Leça da Palmeira, ya que la costa está ocupada por instalaciones portuarias. La Rua de Hintze Ribeiro nos conduce a la Praia de Leça. Ya hemos dejado atrás el puerto y ahora avanzamos por el paseo marítimo de Leça, alternando arenal y costa rocosa, y aproximándonos al Farol de Leça, que es el segundo faro más alto de Portugal.

Praia de Leça

Praia de Leça en la etapa 1 del camino portugués de la costa

Farol de Leça

Farol de Leça en la etapa 1 del camino portugués de la costa

Seguidamente alcanzamos la Praia da Senhora de Boa Nova. Sobre los peñascos se alza la blanca Capela de Boa Nova, una de las ermitas marineras del norte de Portugal, así como el galardonado restaurante Casa de Chá de Boa Nova. Enfrente vemos las ruinas del antiguo molino de viento.

Praia da Senhora de Boa Nova

Praia da Senhora de Boa Nova en la etapa 1 del camino portugués de la costa

Capela da Senhora de Boa Nova

Capela da Senhora de Boa Nova en la etapa 1 del camino portugués de la costa

En la pequeña Praia Azul cogemos las pasarelas de madera para caminar por la Praia do Aterro. Es hora de comer, pero no hay problema. La etapa está llena de restaurantes, y aunque al alejarnos de Porto y Matosinhos son menos abundantes, elegimos Xiringuito-Beach Club, situado sobre la Praia do Aterro. Comemos en la terraza al sol de enero con vistas al mar, maravilloso momento de descanso. No es un restaurante tradicional portugués, sino de comida rápida playera: ensaladas, pizzas, hamburguesas, raciones. Pedimos risotto de setas y huevos rotos con gambas y setas. Era fin de semana y tardaron mucho en servir, ya que estaba a tope.

Praia do Aterro

 Praia do Aterro en la etapa 1 del camino portugués de la costa

Con el estómago lleno reanudamos la etapa 1 del camino portugués de la costa. Continuamos caminando, y por pasarelas de madera recorremos la extensa playa do Aterro. A un lado queda el mar, y al otro, la vieja refinería de Petrogal, la cual ya está fuera de funcionamiento.

 Praia do Aterro en la etapa 1 del camino portugués de la costa

La Praia do Aterro pasa a llamarse Praia do Cabo do Mundo en el entorno de una zona más urbanizada, donde existieron unas salinas.

Etapa 1 del camino portugués de la costa: Praia do Cabo do Mundo

Etapa 1 del camino portugués de la costa: Praia do Cabo do Mundo

Las pasarelas no se interrumpen y por ellas llegamos a la Praia do Paraíso. Aquí tenemos un tramo de paseo de cemento, para alcanzar la Praia da Memoria, donde volvemos a pasarelas. El Obelisco ya es visible a lo lejos, hacia el cual nos vamos dirigiendo. El Obelisco da Memoria recuerda el lugar del desembarco en 1832 del “ejército de liberación” comandado por D. Pedro IV, que liberó Portugal del régimen absolutista. Seguimos en el municipio de Matosinhos.

Obelisco da Memoria en la Praia da Memoria

Los siguientes kilómetros son una sucesión de playas. Uno se puede ejercitar con vistas al mar, ya que hay parques biosaludables en pleno paseo marítimo. En la Praia de Marreco las casas están encima de la arena. Después viene la Praia da Quebrada, donde desemboca la Ribeira de Agudela. En todas hay restaurantes.

Praia de Marreco

Unida está la Praia Pedras da Agudela. Las pasarelas vuelan sobre las dunas y cuando bordeamos la punta se nos abre la vista del extenso arenal de Agudela, abarcando el panorama hasta Povoa de Varzim, cuyos altos edificios asoman al fondo.

Etapa 1 del camino portugués de la costa

La pasarela por las dunas nos lleva a la siguiente playa, Praia do Funtâo.

Etapa 1 del camino portugués de la costa

Etapa 1 del camino portugués de la costa

Después vienen las playas de Angueiras, sur y norte, separadas ambas por el pintoresco Portinho de Angeiras, un lugar encantador. Las casetas de pescadores miran al mar pintadas en colores. Sobre la arena se acumulan aparejos de pesca: redes, nasas, barcas, e incluso los tractores que usan para remolcar las barcas que practican la pesca xávega. Este pequeño núcleo pesquero parece otro mundo. Hace apenas unas pocas horas estábamos en el centro de Oporto, zona urbana de edificios y avenidas, y ahora estamos en un pequeño “puerto”, donde los pescadores están poniendo a punto sus aparejos.

Portinho de Angeiras

En la Praia de Angeiras podemos observar las cubetas para salazón de unas antiguas salinas romanas. Existen 32 cubetas excavadas en afloramientos rocosos durante la época romana (siglos III-IV) que se usaban para salar pescado. Se han catalogado como Monumento Nacional.

Salinas romanas de Angeiras

Salinas romanas de Angeiras

De Angeiras pasamos a la Praia de Labruge, donde desemboca el río Onda, que forma un humedal que es refugio de aves. Estamos ya en el municipio de Vila do Conde.

Praia de Labruge en la etapa 1 del camino portugués de la costa

Mucha gente finaliza la primera etapa del Camino Portugués de la Costa en Labruge, puesto que hay albergue de peregrinos. Alcanzar el albergue supone caminar 900 m desde la playa hasta el pueblo, el cual queda apartado del mar.

Praia de Labruge en la etapa 1 del camino portugués de la costa

Nosotros seguimos un poco más por pasarela de madera hasta llegar a la Capela de Sao Paio, pequeña ermita elevada sobre un pequeño promontorio frente al mar, lugar en el que anteriormente existió un castro. Existe un centro de visitantes del Castro de Sâo Paio, poblado prerromano situado cerca del mar.

etapa 1 del camino portugués de la costa

Castro de Sâo Paio

Castro de Sâo Paio

Capela de Sâo Paio

Capela de Sâo Paio

Aquí comienza la Praia de Moreiró, un lugar estupendo para terminar esta etapa 1 del camino portugués de la costa y contemplar la puesta de sol.

Praia de Moreiró

Praia de Moreiró

Nosotros nos apoyamos de nuestro coche para realizar las etapas. Cada día aparcábamos en el inicio de etapa y caminábamos hasta donde nos apetecía, sin una meta fija. Después llamábamos taxi para ir a recoger el coche y desplazarnos al lugar donde habíamos buscado alojamiento.

Alojamiento en Vila do Conde: Hotel Brazao. Céntrico, con parking privado gratuito. Habitación no es muy amplia, pero suficiente. Son muy amables. Cama cómoda, buena calefacción y baño renovado. Aunque céntrico, no hay ruidos. El desayuno es buffet y está bien para su categoría: platos calientes (huevos revueltos, beicon, feixoes, tomates asados con queso), fruta, yogur, pan, dulces, zumo, café con leche.

Cenamos en Restaurante Alfándega, frente al río Ave, que desemboca en Vila do Conde. Sopas de legumbres y  enorme ración de bacalao a la brasa, que no pudimos terminar.

La noche de enero está fría, pero es sábado por la noche y hay ambiente.

 

Track de la etapa 1

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/portugal-camino-portugues-de-la-costa-etapa-1-porto-labruge-sao-paio-162917782

 


Etapas del Camino portugués de la costa:

Ver más excursiones por Portugal continental: Aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.