Etapa 7 del Camino portugués de la costa de Oia a Nigrán

Etapa 7 del Camino portugués de la costa: de Oia a Nigrán GALICIA: PONTEVEDRA - CAMINO PORTUGUÉS DE LA COSTA


La etapa 7 del Camino portugués de la costa nos llevará al lado del mar desde Viladesuso, en el municipio de Oia, hasta Panxón, en el municipio de Nigrán, pasando por la bella e histórica villa de Baiona. Gozaremos de espléndidas vistas costeras y de la belleza natural del tramo que discurre por el Monte Silleiro.

Nosotros nos apoyamos de nuestro coche para realizar el Camino de Santiago, por lo que  no tenemos una meta fija cada día, sino que caminamos hasta donde nos apetece y después regresamos en taxi a recoger el coche.

Ver listado de todas las etapas al final de la página.

Etapa 7 del Camino portugués de la costa. De Viladesuso (Oia) a Panxón (Nigrán)

Distancia: 25 Km

Nos hemos alojado en Baiona y vamos en coche a Viladesuso (concello de Oia) para iniciar la etapa 7 del Camino portugués de la costa, segunda en tierras gallegas. Viladesuso se emplaza en la carretera de la costa de Oia a Baiona y dispone de varios alojamientos.

La etapa comienza apartándonos de la carretera, cogiendo la desviación a la derecha junto al Albergue da Estrela. La calle sube entre casas con huertas. Son casi 2 Km por este tramo que evita el peligro de la carretera PO-552. Muchos caminantes prefieren seguir por la acera de la carretera (aquí no hay carril-bici), que acorta algo el trayecto. Para ciclistas es todavía más aconsejable el trazado apartado de la carretera. De todas formas, no perdemos de vista el mar, ahora desde una posición algo más alta.

Etapa 7 del Camino portugués de la costa de Oia a Nigrán

Tras atravesar la parroquia de Viladesuso entramos en la parroquia de Mougás, que nos recibe con un montón de piedras pintadas, antes de bajar en dirección a la carretera. A mí me parece un tramo agradable.

Etapa 7 del Camino portugués de la costa: Mougás (Oia)

Al cabo de 2,2 Km confluimos con la carretera, la cual cruzamos con atención por paso de cebra. Avanzamos por un camino de tierra a la izquierda de la carretera, y por un puente cruzamos la desembocadura del río Mougás en una cala de cantos rodados. Aquí entramos en la aldea de Porto Mougás con sus casas mirando al mar, y donde podemos ver estructuras de las antiguas salinas de Aguncheiro, que datan de la época romana. Hay un albergue.

Etapa 7 del Camino portugués de la costa: Mougás (Oia)

La costa pedregosa nos deja bellas imágenes, mientras que hacia el norte ya empezamos a ver el molino de viento que aporta un toque pintoresco. Pertenece al Camping O Muiño, en el lugar de Pedra Rubia.

Etapa 7 del Camino portugués de la costa: Mougás (Oia)

Etapa 7 del Camino portugués de la costa: Mougás (Oia)

Etapa 7 del Camino portugués de la costa: Mougás (Oia)

Avanzamos pegados al mar, sintiendo el embate de las olas en las rocas graníticas, en un proceso de erosión constante que desprende fragmentos de roca y modela cantos rodados.

Etapa 7 del Camino portugués de la costa: Mougás (Oia)

Sobrepasado el camping O Muiño tenemos un corto tramo por el carril-bici de la carretera costera y pasamos por el restaurante O Peñasco, con aspecto de fortaleza. Está especializado en banquetes, aunque también tienen menú del día y habitaciones.

Poco después nos desviamos de la carretera para caminar por sendero de tierra pegado al mar recorriendo el bonito paisaje costero. Supone un pequeño rodeo, ya que después volvemos a la carretera, aunque para mi gusto, merece la pena el desvío. Escuchas los trinos de los pajaritos y el oleaje a la vez.

Etapa 7 del Camino portugués de la costa de Oia a Nigrán

Etapa 7 del Camino portugués de la costa de Oia a Nigrán

Pronto confluimos con la carretera. La verdad es que hay buenas vistas, pero el paso continuo de vehículos resulta desagradable. Este tramo por carretera es bastante largo, aproximadamente kilómetro y medio, pero ya pronto empezamos a ver Cabo Silleiro y las Islas Cíes, que nos alegran la vista todavía más.

Nos desviamos siguiendo las indicaciones de la flecha amarilla hacia una pista asfaltada que baja cerca del mar. Nos conduce a un sendero de hierba al lado del mar bordeando el Camping Mougás. Es un tramo precioso con esencia a mar todavía más intensa. Cabo Silleiro, que llevamos de frente, cobra protagonismo en el paisaje.

Etapa 7 del Camino portugués de la costa de Oia a Nigrán

Etapa 7 del Camino portugués de la costa de Oia a Nigrán

Cabo Silleiro

Cabo Silleiro

Al llegar de nuevo a la carretera tras superar el camping, algunos caminantes optan por seguir andando por el carril-bici que bordea Cabo Silleiro por la costa, más largo y llano. Nosotros tomamos el trazado oficial, cruzamos la carretera por paso de cebra y arranca un camino de tierra que bordea Cabo Silleiro por el monte, más corto y con mayor pendiente, conocido como Camiño da Portela.

Este tramo es un contrapunto a la costa, ya que atravesamos el Monte Silleiro, accediendo al municipio de Baiona. Subimos y después bajamos por corredoira entre árboles con vistas a Cabo Silleiro y al faro con sus franjas rojas y blancas.

Faro Silleiro

Faro Silleiro

Mientras cogemos aliento en la subida, observamos los profundos surcos de las rodadas en las losas del camino de carros.

Cabo Silleiro

Cabo Silleiro

Al bajar, desembocamos en pista asfaltada y pasamos por el lugar de Cabreiro.

Monte Silleiro

Seguimos bajando por pista asfaltada entre casas y después de pasar un modesto cruceiro cruzamos el regato das Tres Regueiras. En sus orillas se asientan los Muiños de Baredo, aquí hay una agradable senda fluvial que recorrimos una vez. En dicha ruta, las pasarelas de madera discurren al lado del río entre frondosa vegetación y se pueden ver los molinos de agua, pero el Camino portugués no la recorre.

Muiños de Baredo

Muiños de Baredo

Nosotros seguimos por el Camino portugués de la costa, avanzando entre casas con vistas a las Islas Cíes. Después nos aguarda otra subidita por asfalto sin tráfico. Subimos y avanzamos por el arcén de la carretera EP-2203 con vistas a las Cíes y a la costa en dirección a Baiona.

Vista de Islas Cíes

Vista de Islas Cíes

Hemos ganado altura y la carretera de la costa queda ahora mucho más abajo. Cruzamos por encima de la autovía y después pasamos la desviación a la Virxe da Rocha. Un poco más adelante vemos la estatua de la virgen de piedra desde la distancia, así como también distinguimos la Fortaleza de Monterreal, convertida en el Parador de Baiona, ubicado en un emplazamiento excepcional. Al otro lado de la bahía de Baiona quedan Praia América y Panxón.

Este tramo es un continuo sube y baja hasta que finalmente bajamos a Baiona. Llegamos a Baiona por la parte alta donde está el campo de fútbol. Pronto encontramos la capilla de Santa Liberada, y al lado la excolegiata de Santa María, bastante más cuidada. Es una iglesia románica del siglo XII que pertenecía al Monasterio de Oia. En la fachada presenta una portada románica y un rosetón. Estaba abierta y entramos a ver su hermoso interior con arcos y columnas, pero no pudimos sellar las credenciales.

Iglesia (excolegiata) de Santa María en Baiona

Iglesia (excolegiata) de Santa María en Baiona

Iglesia (excolegiata) de Santa María en Baiona

Bajamos al centro histórico de Baiona, un conjunto de callejuelas empedradas, coquetas plazas y casas de piedra, algunas sustentadas sobre pilares de piedra. Es un conjunto histórico bonito y bien conservado de casas de una planta alta, cuyas galerías lucen en el frente marítimo.

centro histórico de Baiona

Buscamos la calle de las tascas y comemos en la terraza de Jaqueyvi, frente a O Refuxio donde cenamos ayer. Probamos varias raciones. Aunque el centro de Baiona está lleno de bares, las tascas se espesan en torno a la Calle Ventura Misa y Calle del Reloj.

Baiona es una villa marinera muy bonita que conserva un bello casco histórico y goza de un soberbio emplazamiento en la bocana de la ría de Vigo, lo que propicia los deportes náuticos, especialmente la vela. Una de las fiestas destacadas es la Arribada, que conmemora la llegada de la carabela La Pinta en 1493 tras el viaje que emprendió Colón a América. La fiesta está declarada de interés turístico internacional y se celebra todos los años en marzo. En el puerto deportivo está instalada una réplica de la carabela, la cual es visitable.

centro histórico de Baiona

Otro de los lugares imprescindibles es la Fortaleza de Monterreal (Parador de Turismo), que se emplaza en una pequeña península y se puede bordear por un hermoso paseo costero. Esta fortaleza costera se construyó en la Edad Media para defender la entrada de la ría de Vigo.

Fortaleza de Monterreal en Baiona

Fortaleza de Monterreal en Baiona

Recomiendo quedarse un día en Baiona a quién no la conozca, porque merece la pena.

Llevamos 15,7 Km y después de la comida reanudamos la marcha. Callejeamos por el centro histórico de Baiona y nos dirigimos al paseo marítimo. El Camino Portugués transcurre por calle interior. Nosotros salimos al paseo marítimo y caminamos al borde del mar divisando Playa América enfrente.

Baiona

Apartados del trazado oficial pasamos por la Praia de Santa Marta e incluso nos permitimos bordear la pequeña península de Santa Marta, una zona ajardinada que alberga una estatua de hierro de la artista Soledad Penalta, además de la ermita de Santa Marta.

península de Santa Marta en Baiona

El bordeo nos deja en Praia Ladeira, urbanizado arenal que también habríamos alcanzado en caso de seguir antes de frente sin bordear la península de Santa Marta. La pasarela de madera nos aproxima. En esta playa hay baños. Recorremos la playa, lugar de paseo de los locales.

Praia Ladeira en Baiona

Después de pasar una zona de marisma con observatorio de aves en la Foz del río Miñor, confluimos en carretera y la seguimos por el andén peatonal, alejados del trazado oficial.

Llegamos al Puente de A Ramallosa sobre el río Miñor. Se trata de un puente románico de piedra de 10 arcos que data del siglo XIII, el cual divide los concellos de Baiona y Nigrán. Y así entramos en el municipio de Nigrán. El Cruceiro de San Telmo, patrón de los navegantes, queda en medio del puente. El cruceiro posee relieves asociados a ritos de fecundidad.

Puente de A Ramallosa

Puente de A Ramallosa en la etapa 7 del Camino portugués de la costa

Puente de A Ramallosa en la etapa 7 del Camino portugués de la costa

Puente de A Ramallosa en la etapa 7 del Camino portugués de la costa

En A Ramallosa enlazamos con el trazado oficial y ahora tenemos dos opciones: Camino oficial por interior o alternativa por la costa, que es la que elegimos.

Proseguimos al borde del estuario del río Miñor por A Ramallosa, zona urbanizada. En este paseo marítimo observamos la franja de arena poblada de pinos en Punta Ladeira que protege el estuario. Varios paneles nos explican las especies de aves que buscan refugio en las tranquilas aguas.

Estuario del río Miñor

Estuario del río Miñor

Estuario del río Miñor

Cruzamos Monte Lourido entre urbanizaciones y llegamos a la famosa Praia América. Apenas encontramos alguna anecdótica flecha amarilla, pero no hay pérdida, se trata de seguir siempre el borde costero, excepto en la península de Monte Lourido, que atajamos por el interior en vez de bordearla.

Cuando llegamos a Praia América ya se ha nublado mucho. Vemos al fondo el pueblo de Panxón cuando avanzamos por el paseo marítimo de la urbanizada Praia América. Al otro lado divisamos Baiona y la Fortaleza de Monterreal. Enfrente quedan las Illas Estelas. En la playa desemboca el río Muiños, que forma pequeñas marismas que son hábitat de aves, por lo que  han instalado  observatorios ortinológicos.

Praia América en Nigrán

Praia América en Nigrán

Playa América tiene continuidad en la playa de Panxón, a donde llegamos por el paseo marítimo. En el pueblo de Panxón hay numerosos bares y tascas, sobre todo junto al puerto.

En Panxón nos acercamos a ver el arco visigótico, aunque ya lo conocíamos. El arco xermánico se considera datado entre los siglos V-VII, uno de los pocos restos germánicos en Galicia. Se localizaba en la entrada al presbiterio de la antigua iglesia de San Xoán, ahora totalmente derruida salvo la pared que soporta el arco de herradura sustentado sobre dos columnas con capiteles corintios.

Arco xermánico e Templo Votivo do Mar en Panxón

Arco xermánico e Templo Votivo do Mar en Panxón

Muy cerca del antiguo arco está el Templo Votivo do Mar, sorprendente iglesia diseñada por Antonio Palacios a principios del siglo XX, a la cual se accede por una escalinata. Sorprende también su interior, cuyos techos están decorados con mosaicos de colores.

Templo Votivo do Mar en Panxón

Templo Votivo do Mar en Panxón

En Panxón (municipio de Nigrán) finalizamos la etapa 7 del Camino portugués de la costa, tras caminar 25 Km.

Nos alojamos en el hotel El Retiro, en Nigrán. Queda apartado del Camino, pero nosotros disponemos de nuestro coche para desplazarnos. El hotel tiene restaurante-parrillada, pero vaya mala pata porque cierra los lunes por la noche, justo hoy. Las habitaciones resultaron muy baratas, son amplias y están bien. No se puede pedir más por este precio. Con parking privado.

Cenamos en el puerto de Panxón (a 2 Km del hotel) en el Restaurante Beiramar. De las raciones que probamos, destacaría los chipirones encebollados, que estaban riquísimos.

El hotel tiene bar en el que se puede desayunar.

 


 

Ver más excursiones por Pontevedra: Aquí

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.