Oia en la etapa 6 del Camino portugués de la costa (de A Guarda a Oia-Viladesuso)

Etapa 6 del Camino portugués de la costa: De A Guarda a Oia GALICIA: PONTEVEDRA


La etapa 6 del Camino portugués de la costa es la primera que discurre por tierras gallega. Nos llevará pegados al mar desde A Guarda hasta el municipio costero de Oia en la provincia de Pontevedra.

Nosotros nos apoyamos de nuestro coche para realizar el Camino de Santiago, por lo que  no tenemos una meta fija cada día, sino que caminamos hasta donde nos apetece y después regresamos en taxi a recoger el coche.

Ver listado de todas las etapas al final de la página.

Etapa 6 del Camino portugués de la costa. De A Guarda (Camposancos) a Oia (Viladesuso)

Distancia: 22,5 Km

Dejamos las tierras portuguesas en Caminha, desde donde se puede tomar el ferry o lancha-taxi al puerto fluvial de A Pasaxe, en la parroquia de Camposancos (municipio de A Guarda). Nosotros nos apoyamos de nuestro coche, así que, cruzamos en coche el puente de Vilanova da Cerveira y nos dirigimos directamente a A Pasaxe, donde empezamos la etapa.

A Pasaxe en A Guarda

A Pasaxe en A Guarda, punto de inicio de la etapa 6 del Camino portugués de la costa

En esta etapa ya encontramos los típicos mojones de Galicia que indican las distancias kilométricas del Camino. Estamos a algo más de 160 Km de Santiago de Compostela.

Etapa 6 del Camino portugués de la costa

Etapa 6 del Camino portugués de la costa. De A Guarda (Camposancos) a Oia (Viladesuso)

Desde el puerto de A Pasaxe arrancamos a caminar por zona residencial y vamos subiendo para bordear el Monte de Santa Trega. Por momentos logramos divisar el valle del Miño antes de internarnos en un bonito sendero inmerso en la vegetación que nos lleva a un antiguo lavadero. Después continuamos por la falda del Monte de Santa Trega avanzando por caminos entre eucaliptos y acacias.

Etapa 6 del Camino portugués de la costa. De A Guarda (Camposancos) a Oia (Viladesuso)

Una vez que salimos del monte desembocamos en zona urbana, a las afueras de A Guarda. Pasamos por el pintoresco edificio del Centro Cultural y nos dirigimos al centro urbano. El Centro Cultural de A Guarda ocupa un edificio indiano que sufragaron varios emigrantes a principios del siglo XX para albergar un hospital asilo.

Centro Cultural de A Guada

Centro Cultural de A Guada

En A Guarda existen distintos trazados del Camino portugués de la costa, uno nos dirige al puerto, otro atraviesa el centro pasando por la Iglesia de Santa María. Sellamos credenciales en la iglesia y ya nos vamos a comer, pues hemos empezado la etapa muy tarde. Tapería Saudade: tortilla, calamares, chocos en tinta. Son rápidos y la comida está rica, por lo que es buena opción. Hubiera estado mejor tomar un arroz con vieiras en O Trasmallo, pero llevamos prisa.

Reanudamos la caminata deambulando por A Guarda y pasando por la Plaza do Reló. Esta plaza toma su nombre de la Torre del Reloj, torreón que formaba parte de la muralla medieval. Se acompaña de otros edificios notables, como son el Ayuntamiento y la Casa de los Alonsos, una gran casa histórica que fue adquirida por emigrantes indianos para rehabilitarla a finales del siglo XIX.

Contigua está la Plaza de San Marcos, en la que se ubicaba un antiguo hospital de peregrinos en el Camino portugués.

Plaza do Reló en A Guarda

Plaza do Reló en A Guarda

Callejeando nos dirigimos al litoral. Sería recomendable que quienes no conozcan el lugar se queden algún día más para pasear por la villa marinera y subir al Monte de Santa Trega para visitar el emblemático castro y asomarse al mirador con vistas a la desembocadura del Miño entre Galicia y Portugal.

Nosotros no seguimos fielmente las marcas oficiales del Camino portugués, sino que nos dejamos llevar por las callejuelas de escaleras que bajan al puerto. No acercase al mar en A Guarda sería perderse su esencia.

A Guarda

Recorrer el paseo marítimo en vez de las calles interiores supone alargar ligeramente la distancia, pero pienso que merece la pena. Así tenemos ocasión de caminar por la Senda Azul a lo largo del litoral y gozar de la compañía del mar.

A Guarda

Desde el puerto apreciamos la pintoresca estampa de las casas de colores apiñadas bajo el monte. Pasamos por la construcción circular que es una réplica de la antigua Atalaya defensiva, ahora transformada en Museo del Mar, y avanzamos por el litoral.

Atalaya de A Guarda

Etapa 6 del Camino portugués de la costa: De A Guarda a Oia

Las playas de Fedorento y Area Grande son pequeñas calas, casi piscinas naturales, donde la gente aprovecha para bañarse. Es fácil percibir las diferencias entre la costa portuguesa y la gallega, de interminables y lisas playas la primera, y más paisajísticamente más diversa y recortada la segunda.

Etapa 6 del Camino portugués de la costa: De A Guarda a Oia

Etapa 6 del Camino portugués de la costa: De A Guarda a Oia

Superadas estas playas arrancamos un tramo precioso por camino de carros entre muretes que delimitaban fincas, camino que todavía conserva su empedrado. Más adelante el camino de vuelve de tierra, pero en cualquier caso, el tramo es muy escénico por la bonita costa pedregosa.

Etapa 6 del Camino portugués de la costa: De A Guarda a Oia

Etapa 6 del Camino portugués de la costa: De A Guarda a Oia

Añade atractivo la existencia de antiguas cetáreas de langosta, pues todavía podemos ver estas estructuras construidas entre las rocas costeras para mantener crustáceos.

Antiguas cetáreas de langosta en A Guarda

Antiguas cetáreas de langosta en A Guarda

Después de la cetárea Redonda, las marcas indican un giro a la derecha. Sin embargo, mientras sea posible, preferimos seguir de frente al lado del mar por la Ruta de las cetáreas. Sigue existiendo sendero evidente durante un tramo. El problema es que, más adelante, para enlazar con el Camino portugués, tenemos que hacerlo por una senda estrecha cerrada de vegetación que además está algo embarrada porque pasa un regato. Es mejor que quienes no tengan ganas de aventura sigan las marcas oficiales.

Costa de A Guarda en la etapa 6 del Camino portugués de la costa

Costa de A Guarda en la etapa 6 del Camino portugués de la costa

Enlazamos con la carretera PO-552 (Baiona – A Guarda) y tenemos que seguir por el arcén (carril-bici) durante un monótono tramo. Al menos está pintado de naranja para que sea bien visible a los vehículos. Hay un área de descanso para peregrinos, con bancos, aunque bastante descuidada con vegetación crecida.

Costa de A Guarda en la etapa 6 del Camino portugués de la costa

Nos reencontramos con el mar en el Mirador de Punta Bazar al borde de la carretera. Gozamos de bonitas vistas a la costa y a la Serra da Groba. Tras la parada en el mirador seguimos por arcén y entramos en el concello de O Rosal. Giramos a la izquierda abandonando la carretera.

El camino de tierra paralelo a la carretera nos lleva al pueblo de Portecelo. Menuda ubicación de la pista deportiva, en primera línea de mar. Hay bar con terraza encima del mar.

Mirador de Punta Bazar

Seguimos pasando por casas que se ubican en envidiables emplazamientos y por pinares que nos aíslan de la carretera. Después de un agradable tramo volvemos a la carretera para caminar por el arcén algunos cientos de metros, mayoritariamente con vistas al mar. Y es que, esta carretera es muy escénica.

Otro camino nos separa de la carretera y después nos devuelve a ella. Paramos en otro mirador que nos regala una espléndida panorámica costera.

etapa 6 del Camino portugués de la costa de A Guarda a Oia

Tenemos que caminar unos 700 metros por carretera para, de nuevo, desviarnos a la izquierda por una pista asfaltada con vistas al mar, que nos conduce a la ermita de San Sebastián. La pequeña ermita goza de privilegiadas vistas costeras, ya en el municipio de Oia. Desde este punto apreciamos el soberbio emplazamiento del Monasterio de Santa María de Oia frente al mar.

Ermita de San Sebastián en Oia

Ermita de San Sebastián en Oia

Vista de Oia

Vista de Oia

Llegar a Oia es un gozoso y cómodo paseo por pista asfaltada cerca del mar. El pueblo, el monasterio, la Serra da Groba y el mar son visibles durante el trayecto. Tengo debilidad por este pueblo de la provincia de Pontevedra y sus puestas de sol, sus calles empedradas, sus casas marineras, y esa terraza sobre el mar.

Calles de Oia

Calles de Oia

El Monasterio de Santa María de Oia se puede visitar mediante visitas guiadas en verano, mientras que el resto del año se puede elegir visita guiada o por libre: https://www.mosteirodeoia.com/

El monasterio fue construido en el siglo XII al borde del mar. Los monjes eran pescadores y criadores de caballos en la Serra da Groba, tradición que se mantiene en la antigüedad. Durante su historia, el edificio ha pasado por varias manos y ahora pertenece a una sociedad privada, que, al parecer pretende convertirlo en hotel.

Monasterio de Santa María de Oia

Monasterio de Santa María de Oia

Monasterio de Santa María de Oia

El Camino portugués por la costa prosigue entre el monasterio y el mar.

Sobrepasado el monasterio, seguimos cerca del mar y echamos la vista atrás para contemplar la bonita estampa de Oia entre la sierra y el mar.

Oia

Avanzamos entre antiguas fincas de cultivo que llegaban hasta el mar. En algunas pastan vacas. Nos encontramos con alguna casa de vez en cuando, emplazadas en sitios privilegiados.

Costa de Oia

El camino confluye con la carretera costera PO-552 y continuamos por el arcén hasta que, en Viladesuso, damos por finalizada la etapa 6 del Camino portugués de la costa, después de pasar el hotel Glasgow y la gasolinera. La etapa finaliza oficialmente en Porto Mougás, junto al albergue de peregrinos. Ahora hay muchos alojamientos a lo largo del Camino y, concretamente en Viladesuso hay hoteles, albergues, pensiones, por lo que muchos peregrinos deciden quedarse por aquí. Nosotros volvemos en taxi a recoger el coche (en Camposancos) y nos vamos a dormir a Baiona.

Alojamiento en Baiona

Nos alojamos en Pensión Escondidiño en Baiona. Está muy bien, es una casa con un gran patio y jardín, y dispone de aparcamiento. Muy pulcro y limpio. Su cercana ubicación al Camino portugués a su paso por Baiona hace que sea utilizado por peregrinos. Tienen una salita en la que se puede usar nevera, microondas.

Con coste adicional sirven un desayuno buffet: Pan, tomate, jamón, fruta, zumo, yogur, bizcochos caseros, café con leche.

El centro de Baiona es peatonal y está bonito, con placitas, casas de piedra, algunas sobre pilares, y estupendo ambiente, muy agradable para un paseo por la tarde-noche.

Cenamos en O Refuxio, en la calle de las tascas del centro de Baiona. Tienen diversidad de raciones y todo estaba rico.

 

Track de la etapa 6 del Camino portugués de la costa

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/galicia-camino-portugues-da-costa-etapa-6-a-guarda-oia-163441582


 

 

Ver más excursiones por Pontevedra: Aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.