Quebrada de Humahuaca. Paisajes de la historia de Jujuy ARGENTINA - NOA 3


A la Quebrada de Humahuaca dedicamos 4 días en nuestra primera visita. Elegimos el pueblo de Humahuaca como base para 3 noches, y Purmamarca para una cuarta.

La quebrada se expande por 150 Km de la provincia de Jujuy. Una buena carretera asfaltada la recorre (la ruta 9), ganando altura paulatinamente hasta finalizar en La Quiaca. A 3500 m de altitud, es ésta la última localidad de Argentina, fronteriza con Bolivia. Estamos en el NOA.

La Quebrada de Humahuaca

El carácter indígena pervive en los pueblecitos que se asientan en este valle que forma el río Grande. Purmamarca y Tilcara son los ejemplos que más se han enfocado hacia el turismo, ofreciendo disparidad de alojamientos y restaurantes. Maimará, Uquía, Humahuaca, todos ellos son nombres de pueblos con los que nos empezábamos a familiarizar.

La Quebrada de Humahuaca es Patrimonio de la Humanidad, tanto natural como cultural. Porque eso precisamente este paraje. Un conjunto de herencias culturares de diversas comunidades nativas en convivencia con la pachamama, así como un conglomerado de paisajes coloreados por la naturaleza.

En una soleada mañana de octubre emprendíamos rumbo a la Quebrada de Humahuaca desde Salta en coche alquilado. Aunque hay una carretera más rápida, tomamos la lenta, más panorámica. Aquellos primeros paisajes por esta carretera que se prometía panorámica no nos decían nada. Pero pronto entrábamos de lleno en la quebrada, que iba alzando sus paredes cada vez más. No llega a ser estrecha en ningún punto, y esa anchura permite una visión amplia todo el tiempo.

Veíamos las casitas aisladas o los pueblos que se asientan en el valle, en el que desarrollan sus actividades agrícolas. De vez en cuando, nos tomábamos un tiempo de reposo, deteniéndonos a contemplar los colores de la quebrada, o adentrándonos, sin planes, por cualquier carreterilla que nos llamaba la atención.

Varios son los atractivos que encierra la Quebrada de Humahuaca, y nosotros tuvimos ocasión de visitar varios lugares en estos días:

Maimara

La Paleta del pintor de Maimara es una de las atracciones más famosas de la Quebrada de Humahuaca. Esta colorida formación geológica es visible desde la carretera. Parada inevitable para hacer fotos.

Tilcara

En Tilcara han brotado los emprendimientos turísticos, y no carece de ninguna de las comodidades que cualquier visitante puede buscar. En la plaza principal se establecen los puestos de artesanías, algunos realmente curiosos.

La principal visita de las excursiones que visitan el pueblo es el lugar arqueológico del Pucará de Tilcara. Estas ruinas indígenas corresponden a una antigua fortaleza construida por la comunidad de los tilcaras. Desde luego que estas tribus nativas eligieron un lugar privilegiado para ejercer vigilancia sobre los territorios del contorno.

El entorno en el que se ubica Tilcara es atractivo. Formaciones rocosas de diversas formas y colores rodean el valle que da cobijo al pueblo. Pero, todavía resulta más sustancioso contemplarlo desde algún punto alto.

Lo intentamos desde varios lugares, y al final, sin saberlo, el camino de ripio y cornisa que conduce a la Garganta del Diablo de Tilcara, resultó un lugar ideal. No hay mucho sitio para parar el coche, pero alguno hay, y así poder admirar el paisaje.  Daba miedo ver los precipicios al lado del coche, pero las vistas eran magníficas: Tilcara, el valle, y las montañas de colores.

Tras unos 15 minutos de conducción, aparecimos en la entrada superior a la garganta, ubicada en territorio de una comunidad indígena. Desde la entrada, accedimos hasta el río bajando una fuerte pendiente. La garganta es estrecha, las paredes rocosas encierran el río, y finalmente llegamos a una cascada, desde donde ya no se puede continuar. Otra opción más aventurera consiste en realizar una caminata desde el pueblo, siguiendo la garganta, hasta llegar al final,….. requiere unas cuantas horas..

Tilcara: Garganta del Diablo

Uquía y la Quebrada de las Señoritas

Uquía es muy visitada por su pequeña iglesia, especialmente por las pinturas que alberga.

A nosotros nos resultaba más sugerente explorar la Quebrada de las Señoritas. No es un lugar popular, y casi ningún turista la conoce. Sin embargo, sus coloridas rocas nos parecieron un marco excelente para hacer una caminata de unas 2 ó 3 horas. La chica de nuestro hostal nos había dado las explicaciones precisas para poder encontrar el acceso. Se accede entrando por la iglesia del pueblo, y continuando al lado del cementerio.

Colores en las rocas de la Quebrada de las Señoritas de Uquía

Humahuaca

Humahuaca es el principal pueblo de la quebrada, el que le da nombre.
Así como en Purmamarca y en Tilcara todo gira en torno al turismo, Humahuaca tiene vida propia, es decir, la gente del pueblo hace su vida y se les ve por las calles. Los grupos de turistas suelen visitar el pueblo por el día, por lo que, especialmente por las noches, el pueblo recobra su espíritu autóctono.

Mirador del Hornocal

Este escondido lugar se sitúa a unos 30 km de Humahuaca, en dirección hacia el pueblo de Santa Ana, por ruta de tierra. Al llegar a un cruce de 3 caminos, con una señal verde que indica al pueblo de Aparzo a la izquierda, hay que tomar el camino de la derecha, que sigue subiendo, hasta los 4300 m.

El silencio reinaba por completo en el Mirador del Hornocal, desde el que apreciamos la sierra multicolor, que se alza sobre un profundo valle.

Es mejor ir por la tarde. Por la mañana hay demasiada luz de frente, como nos ocurrió a nosotros, aunque ya nos lo habían advertido.

Es un auténtico espectáculo, a pesar de que mis fotos sean horribles.

Iruya

De Iruya hablaré en otra etapa… Iruya, un pueblo escondido en Salta

Carretera hacia La Quiaca y Bolivia

La carretera continúa ascendiendo una vez que la Quebrada de Humahuaca nos abandona y penetramos en la puna. Territorio desolado, sin apenas vegetación, en el que sólo los animales adaptados sobreviven.

El Espinazo del Diablo

Las formaciones geológicas continúan regalándonos colores por encima de los 3000 m de altura, ya fuera de la Quebrada de Humahuaca.  Otro ejemplo es el Espinazo del Diablo. Nos dirigimos hacia La Quiaca.

La Quiaca

La última o la primera población de Argentina, según se mire. El inicio, o el fin de la ruta 40 que atraviesa todo el país durante más de 5000 Km. Parece que los argentinos han querido marcar diferencias con sus vecinos bolivianos y se han esmerado en que esta población parezca más moderna que las de su entorno.

Sin embargo, por sus calles desfilan indígenas ataviados con sus ropajes del altiplano. Su colorido forma parte del paisaje de las regiones andinas.

Únicamente un puente separa Argentina de Bolivia, La Quiaca de Villazón. La frontera se sitúa en ese puente. Pero, mirando hacia otro lado, cruzando el río sin puente circulan toda clase de mercancías y personas sin ningún control.

En La Quiaca se celebra todos los años la Manca Fiesta, en la 3ª semana de octubre. Es una fiesta popular de raíces indígenas, no para turistas.

Acude gente de los pueblos de alrededor, tanto de Argentina como de Bolivia, para vender o cambiar sus productos, es decir, todavía conserva la costumbre del trueque. También se celebran danzas y músicas típicas. La gente del altiplano llega con sus lanas y tejidos y la gente de los valles llega con sus productos del campo. También vasijas, ollas, que dan el nombre a la feria. Casualmente, tuvimos la fortuna de coincidir en fechas con esta fiesta, que nos dejaba una imágenes de sus costumbres.

La Quiaca a Yavi: Cordón de los 7 Hermanos

……….Era nuestro primer contacto con la puna argentina, y estábamos alucinando con el azul intenso del cielo.

La Quiaca: camino a la Laguna Colorada

La laguna estaba seca y hacía honor a su nombre de tierra colorada. Aún así, las vicuñas correteaban por allí……….Estábamos empezando a conocerlas!.

Yavi

Pequeño pueblecito de casas de adobe, a 16 km de La Quiaca. En los alrededores hay petroglifos y pinturas rupestres.

Iglesia de Yavi

Atardecer en la puna de Jujuy: carretera de La Quiaca a  la Quebrada de Humahuaca 

Purmamarca

Es el pueblo más conocido de la provincia de Jujuy, al cual, su Cerro de los 7 colores ha hecho famoso. Alojamientos, restaurantes, tiendas de artesanías indígenas prestan servicio a los visitantes, convirtiéndolo en el pueblo preferido por la mayoría como base para visitar la quebrada de Humahuaca. Además cuenta con la ventaja de ubicarse a menor altitud que Tilcara o Humahuaca……….por eso se duerme mejor.

El Cerro de los Siete colores sobre Purmamarca

Luciendo sombrero y poncho regional

El Paseo de Los Colorados de Purmamarca es una clase de geología al aire libre. No hay que sudar mucho para recorrerla, el paseo es fácil, apenas 3 Km, y se inicia en el mismo pueblo. Cada color corresponde a diferentes minerales y diferentes épocas geológicas. Verdes, azules, y sobre todo, el colorado que le da nombre ambientan un paseo que merece ser recorrido a cámara lenta. Lentitud es lo que ha necesitado el planeta para componer un lugar así.

Desde Purmamarca es fácilmente accesible viajar hasta el desierto de Atacama, en Chile, cruzando la frontera por el Paso de Jama.

Eso lo cuento en el viaje “Atacama: el desierto chileno”

Para dormir en la Quebrada de Humahuaca

Alojamiento en Humahuaca: Hostal Solar de la Quebrada

Alojamiento en Purmamarca: Casa de Adobe

 

ESTA ETAPA PERTENECE AL VIAJE: Norte de Argentina y Chile


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comentarios en “Quebrada de Humahuaca. Paisajes de la historia de Jujuy