Santuario da Virxe da Barca en Muxía

Etapa 4 de Camino a Fisterra: De Dumbría a Muxía GALICIA: A CORUÑA


Comenzamos la etapa 4 del Camino a Fisterra en Dumbría y llegaremos a Muxía. Atravesaremos aldeas en entornos agrarios hasta llegar al mar de la Costa da Morte. Los platos fuertes de la jornada son el Monasterio de Moraime, y sobre todo, la llegada a la villa marinera de Muxía, donde nos acercaremos al mágico lugar de Punta da Barca.


Información general del Camino de Santiago a Fisterra

Al contrario que los demás Caminos de Santiago, que finalizan en Santiago de Compostela, el Camino a Fisterra se inicia en la ciudad compostelana y llega a dos lugares míticos de la Costa da Morte: el Santuario da Virxe da Barca en Muxía y el Cabo Fisterra. Se puede ir primero a Muxía y después a Fisterra, o al revés.

En Santiago se puede comprar la credencial en la Oficina del Peregrino (Rúa Carretas), donde se obtiene el primer sello.

Lo realizamos en diciembre, temporada muy baja, cuando apenas te encuentras con otros peregrinos, aunque hay que tener en cuenta que la mayoría de alojamientos para peregrinos están cerrados. Este mes ofrece gran belleza paisajística, es un mes de colores: dorados en los bosques, verde intenso en los prados, azul del mar, y rojizo de los atardeceres cuando alcanzamos la Costa da Morte. Las temperaturas en este mes son muy agradables para caminar, en torno a 15-17 ºC.

Nosotros nos apoyamos de nuestro coche para realizar las etapas, de forma que dejábamos el coche aparcado en el inicio de cada etapa y caminábamos hasta donde nos apetecía. Después llamábamos taxi para ir a recoger nuestro coche.

Ver el listado de todas las etapas al final de la página.


Etapa 4 del Camino a Fisterra: de Dumbría a Muxía

Distancia: 26 Km

Iniciamos la etapa 4 del Camino a Fisterra en el centro de Dumbría, donde habíamos terminado la etapa anterior. Aparcamos junto al centro de salud, donde está el banco del peregrino, por cuya calle tenemos que caminar.

Dumbría se anuncia como territorio Vákner, recuperando así la leyenda de un monstruo mitológico que atemorizaba a los peregrinos que prolongaban su Camino desde Santiago a Fisterra o Muxía. El concello de Dumbría  ha instalado una escultura en un cruce después de pasar la aldea de Hospital en dirección a Fisterra (tramo que nosotros no recorrimos porque vamos hacia Muxía), y además ha creado un programa de actividades alrededor del monstruo Vákner.

Caminamos medio kilómetro por la calle/carretera local hasta que cogemos un desvío a la derecha por camino de tierra que nos cruza por debajo del viaducto de la carretera principal de la Costa da Morte (AC-552), mientras cruzamos el río do Fragoso por un puentecito de madera.

Etapa 4 de Camino a Fisterra: De Dumbría a Muxía

Es una corta desviación que desemboca en la carretera general, obligándonos a caminar 140 metros por el arcén, el cual está acondicionado para los caminantes y es bastante ancho. Por suerte dejamos pronto la carretera y cogemos a la derecha un camino de tierra entre eucaliptos. Este tramo por el eucaliptal con ligeros sube y bajas resulta bastante anodino, aunque gana cierto atractivo cuando nos acercamos a Trasufre, ya que se puebla de frondosas y los troncos de los árboles se revisten de musgo.

Etapa 4 del Camino a Fisterra

Etapa 4 de Camino a Fisterra: De Dumbría a Muxía

Trasufre es una aldea del municipio de Muxía, situada a 3 Km de Dumbría. Y ya el resto de la etapa discurrirá por el municipio de Muxía. En Trasufre hay muchos hórreos, un cruceiro junto al Santuario da virxe do Espiño y una fuente milagrosa a la que se atribuyen propiedades curativas para la piel. Durante la romería de A Santiña de Trasufre, que se celebra en septiembre, los romeros se lavan con paños humedecidos por el agua de la fuente y después los dejan colgados para que sequen y se cumpla el milagro.

Trasufre

Vamos ahora por pista asfaltada que nos lleva por terreno más despejado pasando por casas desperdigadas.

Cruzamos el río Castro (la pista pasa por encima) y a continuación hay un cruce. El Camino sigue por la pista asfaltada de la derecha hacia los eucaliptos. Campos de maíz y prados preceden la llegada a la aldea de Senande. Hay bar.

Etapa 4 de Camino a Fisterra: De Dumbría a Muxía

Etapa 4 de Camino a Fisterra: De Dumbría a Muxía

Dejamos a nuestra derecha el núcleo de Agrodosío y por pista asfaltada llegamos a Vilatose y A Grixa, donde giramos a la derecha. El Conjunto Arquitectónico religioso de Vilatose se compone de la iglesia parroquial de San Ciprián (edificio barroco del siglo XVIII), el cruceiro con doble imagen y el campanario de espadaña aislado (también barroco del siglo XVIII). A la base del campanario se puede subir por rústica escalera.

Iglesia de Vilatose

Iglesia de Vilatose

En Vilatose hay alojamiento rural y bar, el cual estaba abierto en invierno. Tomamos unos cafés con bizcocho y sellamos las credenciales.

Vilatose

Vilatose

Sobrepasada la aldea de A Grixa, dejamos el asfalto cogiendo una pista de tierra a la derecha para atravesar el Monte de Vilatose, plantado de pinos y eucaliptos, hasta llegar a Quintáns. El tramo se hace largo e insulso, hay una ligera subida y después bajada.

Etapa 4 del Camino a Fisterra

Etapa 4 de Camino a Fisterra: De Dumbría a Muxía

En Quintáns volvemos al asfalto. Hay bar y hospedaje. Desde aquí quedan 11 Km a Muxía. Cruzamos el pueblo siguiendo las indicaciones de los mojones. Pasamos por la Capilla de San Isidro, cruzamos la carretera AC-440 (que va a Muxía) y seguimos por las calles del pueblo. En todos los pueblos que cruzamos hoy hay muchos hórreos, y Quintáns guarda buenos ejemplos.

Quintáns, aldea de Muxía

Quintáns, aldea de Muxía en la etapa 4 del Camino a Fisterra

Quintáns, aldea de Muxía en la etapa 4 del Camino a Fisterra

Finalmente salimos de Quintáns pasando por granjas de vacas y pronto llegamos a Ozón. Seguimos por un camino de piedra entre prados. El Camino no cruza la aldea de Ozón, sino que la rodea, y poco después hay un bonito albergue.

Nos desviamos por un camino de hierba al lado de un canal de agua, que nos lleva a San Martiño, donde vemos uno de los hórreos más largos de Galicia, que cuenta con 22 pares de patas. Es, además, muy antiguo, ya que data del siglo XVI, y almacenaba los productos agrícolas que recibía el monasterio de San Martiño de Ozón.

San Martiño de Ozón

San Martiño de Ozón

Giramos a la derecha en el cruce y de inmediato llegamos a la iglesia parroquial de San Martiño de Ozón, que pertenecía a un antiguo monasterio y conserva sus ábsides románicos.

Un corto repecho nos lleva a Vilar de Sobremonte, aldea en una situación más elevada. Qué envidia los bancos de piedra arrimados a las casas, para sentarse a contemplar el paisaje rural compuesto por prados y núcleos de población dispersos.

Vilar de Sobremonte en la Etapa 4 del Camino a Fisterra

La subida prosigue después por pista de tierra atravesando un monte de eucaliptos. Al bajar del monte ya se presenta el mar a lo lejos y se abre una vista a la ría de Camariñas. Divisamos el pueblo de Camariñas enfrente y la ermita da Virxe do Monte en lo alto del acantilado, otro de los lugares mágicos de la Costa da Morte. Estamos a las afueras del núcleo de Merexo y paramos a comer en una mesa de madera sobre un prado con vistas al mar, acompañados de un gato que merodeaba en busca de sobras. Estupendo sitio.

Merexo en la etapa 4 del Camino a Fisterra

Vista de Cabo Vilano

Vista de Cabo Vilano

Proseguimos esta Etapa 4 del Camino a Fisterra, y ahora durante un tramo coincidimos con el Camiño dos Faros, o sea, que por aquí ya hemos pasado cuando realizamos el camino costero. Este tramo discurre por la acera de una estrecha carretera local, muy cerca del mar, pero sin vistas, ya que los eucaliptos las tapan.

El tramo nos deja en la aldea de Os Muiños, asentada al lado del río Negro. Casas de piedra, muchos hórreos, mucha tranquilidad impera en la aldea. Hay bar, panadería, farmacia y algunos alojamientos. En Os Muiños nos separamos del Camiño dos Faros.

Etapa 4 del Camino a Fisterra

Al pasar las últimas casas cogemos en dirección a las Praias dos Muiños y volvemos a ver la ría de Camariñas a lo lejos, pero no llegaremos todavía hasta el mar, sino que nos desviamos a la izquierda para emprender una subida por el bosque que nos lleva al lugar de Moraime, que, junto con Muxía, es uno de los dos sitios más destacados de esta etapa. El motivo es que en Moraime se emplaza la Iglesia de San Xiao, perteneciente al antiguo Monasterio de Moraime. Es una iglesia románica del siglo XII con tres naves. Destaca la portada románica de la fachada principal, con tres arquivoltas y figuras que algunos encuentran parecido con el Pórtico de la Gloria. Lo malo es que las visitas son limitadas, ya que el interior sólo se puede visitar cuando está abierto el hostal instalado en el monasterio (el cual cierra en meses de invierno).

Iglesia de San Xiao del Monasterio de Moraime

Iglesia de San Xiao del Monasterio de Moraime

Iglesia de San Xiao del Monasterio de Moraime

Iglesia de San Xiao del Monasterio de Moraime

Iglesia de San Xiao del Monasterio de Moraime en la etapa 4 del Camino a Fisterra

Dejamos Moraime por pista asfaltada que nos lleva a cruzar la carretera de acceso a Muxía (hay que cruzar con precaución) y después seguir de frente en subida por pista asfaltada a la Capela de San Roque de Moraime, ermita rodeada de pinos en un lugar aislado.

Capela de San Roque de Moraime en la etapa 4 del Camino a Fisterra

Volvemos a ver el mar cuando iniciamos el descenso. Faro Vilano se alza majestuoso en el paisaje, erigido sobre el peñasco del cabo que cierra la ría de Camariñas.

Pasamos por la aldea de Chorente, había unos pavos enormes, y seguimos bajando, ahora por pista de tierra por bosque en el que siguen predominando los eucaliptos. Bajando el último tramo de pinar ya se oye el mar de la Costa da Morte y divisamos Muxía orientada hacia la ría para buscar cobijo.

Llegamos a la playa de Espiñeirido. Qué gusto ver el mar y caminar por la pasarela de madera de la playa. De frente vemos Muxía, hacia donde nos dirigimos, mientras que al otro lado de la ría divisamos Cabo Vilano.

playa de Espiñeirido en Muxía

La pasarela nos lleva a la Praia da Cruz, donde cruzamos la desembocadura del Rego de Figueiras y accedemos al paseo marítimo de Muxía. En Muxía hay diversos servicios turísticos: alojamientos, bares, restaurantes, oficina de información turística.

Praia da Cruz

Avanzamos al lado del puerto por el paseo de la Avenida Mariña y en la plaza nos metemos hacia el centro de la villa marinera para coger la Rúa Virxe da Barca y dirigirnos a Punta da Barca.

Pasamos por la iglesia de Santa María de Muxía y vemos los secaderos de congrio al borde de la ría. La iglesia se emplaza bajo el Monte do Corpiño y frente al mar. Aunque la construcción  es medieval, suele pasar desapercibida, pues todo el mundo tiene puesta la mente en llegar al Santuario da Virxe da Barca.

Secaderos de congrio en Muxía

Secaderos de congrio en Muxía

El Santuario da Virxe da Barca se alza en un lugar mágico, lleno leyendas y rituales. La Pedra de Abalar, la Pedra dos Carrís, son puntos envueltos en misterios, con origen ancestral, y que la religión incorporó a leyendas cristianas. En el saliente rocoso de Punta da Barca también se alza el faro de Muxía y el Monumento A Ferida, este último en recuerdo al desastre ecológico del Prestige. Es muy recomendable subir al Monte Corpiño para contemplar las vistas de Muxía y todo el paisaje costero desde Punta Vilán hasta Punta Buitra, pero como yo lo he hecho en muchas ocasiones, no subí esta vez.

Faro de Punta da Barca en Muxía

Faro de Punta da Barca en Muxía

Santuario da Virxe da Barca

Santuario da Virxe da Barca

Santuario da Virxe da Barca

Vistas desde el mirador Monte Corpiño

Vistas desde el mirador Monte Corpiño en Muxía

Se suele terminar la etapa en el centro de Muxía una vez visitada Punta da Barca. Sin embargo, vamos a caminar un poco más para recorrer la costa pedregosa de Muxía y llegar hasta la Praia de Lourido. Se trata de bordear Punta da Barca, caminando ahora por el otro borde que mira a Lourido y pasa por la Praia do Coído. Este tramo nos deja bellas imágenes de las casas marineras sobre la costa rocosa.

Muxía

Muxía

La carretera DP-5201 bordea la ensenada de Lourido. Pasamos por el campo de fútbol, vemos el Parador enfrente y finalizamos esta etapa 4 del Camino a Fisterra en la Playa de Lourido tras caminar 26 Km. La playa de Lourido es un sitio maravilloso, y alojarnos en el Parador pone la guinda.

Ensenada de Lourido. Parador de Muxía

Ensenada de Lourido. Parador de Muxía

 


 

Etapas del Camino a Fisterra:

Etapa 1. De Santiago de Compostela a Negreira:  22  Km

Etapa 2. De Negreira a Santa Mariña (Mazaricos): 24 Km

Etapa 3. De Santa Mariña a Dumbría: 24 Km

Etapa 4. De Dumbría a Muxía (Playa de Lourido):  26 Km (hasta el centro de Muxía son 21 Km)

Etapa 5. De Muxía a Fisterra: 27 Km (desde el centro de Muxía son 29 Km)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.