Teleféricos del Mont Blanc: Los Alpes desde Punta Helbronner y Aguille du Midi ALPES


Son los teleféricos más altos de Europa y permiten gozar de panoramas sensacionales sobre los Alpes sin realizar esfuerzos. La montaña al alcance de todos es lo que ofrecen los teleféricos del Mont Blanc, que ascienden a Punta Helbronner y a la Aiguille du Midi desde Italia o Francia volando sobre glaciares y agujas montañosas.

Skyway Monte Bianco

A Punta Helbronner asciende el Skyway Monte Bianco mediante cabinas rotatorias completamente acristaladas, elevándote desde los 1300 m de Courmayeur (en el italiano Valle de Aosta) hasta los 3500 m de Punta Helbroner. Las instalaciones fueron completamente renovadas en 2015. Es el primero de los teleféricos del Mont Blanc que tomamos en esta excursión.

Web del Skyway Monte Bianco (información sobre horarios, precios, etc.): http://www.montebianco.com/it/

Se accede desde Courmayeur, resort alpino en el Valle de Aosta, tomando la desviación indicada en Entreves. Hay un parking de pago justo en las inmediaciones, y otro más amplio y más barato unos 100 metros antes. La cola que encontramos para comprar las entradas no fue de más de 5 minutos.

El ascenso desde Courmayeur se realiza en dos etapas. La primera parada tiene lugar en Pavillon du Mont-Fréty, a 2123 m de altura. En este lugar se puede dar un paseo por un jardín botánico de plantas alpinas al mismo tiempo que gozas de las vistas hacia el Mont Blanc, y los valles que lo circundan por su vertiente italiana, como son Val Ferret, Val Veny y Valle de Aosta. También existe restaurante, tienda y parque infantil.

En mi opinión, es preferible subir directamente hasta Punta Helbronner, y parar en Pavillon du Mont-Fréty a la vuelta, ya que por las mañanas suele estar más despejado y hay que aprovechar la visibilidad en las cumbres.

Vistas desde Pavillon du Mont-Fréty

La segunda cabina te conduce a los 3500 m de altitud de Punta Helbronner. La temperatura ha descendido fuertemente y hay que abrigarse.

El paisaje es alucinante, aunque hay que compartirlo con montones de visitantes. Cada terraza permite apreciar una perspectiva diferente.  Montones de picos de los Alpes se presentan ante tu vista, que en esta zona del Mont Blanc culminan en estilizadas agujas. Los glaciares se descuelgan desde lo alto de las montañas. Es impresionante ver las cordadas de excursionistas caminando sobre ellos en hilera. Tan inmenso es el paisaje que las personas nos parecen hormigas.  Impresiona también ver los escaladores colgados de las verticales paredes de roca.

No sólo divisamos toda la zona del Mont Blanc, o Monte Bianco en italiano. También distinguimos el Monte Cervino, Monte Rosa, las cumbres del Gran Paradiso, es decir, las más altas cumbres de los Alpes europeos.

Es interesante pasarse por la sala de exhibición de minerales cristalizados que fueron extraídos de los Alpes.

Vistas desde Punta Helbronner

 

 Telecabina panorámica del Mont Blanc. 

Por si fuera poca emoción, la experiencia continúa tomando la Telecabina panorámica del Mont Blanc. Se compran los tickets en Punta Helbronner: http://www.chamonix.com/telecabine-panoramique-mont-blanc,48-156870,es.html

Es realmente alucinante permanecer colgado del vacío durante casi 40 minutos, tiempo en el cual sobrevuelas el Vallée Blanch y el Glaciar du Géant. No podía recibir mejor nombre este espacio forrado de blanco que ocupa la parte superior del Mont Blanc. Observamos las grandes grietas del glaciar y los pequeños alpinistas que osan internarse en tan inhóspitos parajes. Son casi 5 Km suspendidos en el aire, cruzando la frontera entre Italia y Francia, hasta que alcanzamos los 3778  m de altura de L’Aiguille du Midi, ya en territorio francés.

Vistas desde la Telecabina panorámica del Mont Blanc

 

L’Aiguille du Midi

L’Aiguille du Midi es otro mirador extraordinario sobre los Alpes. Consta también de varias terrazas, escaleras, y puntos panorámicos realmente formidables. No sabría cuál elegir entre éste o Punta Helbronner. Lo bueno es que puedes pasar de uno a otro en el mismo día.

Nos quedamos boquiabiertos contemplando la belleza de los Alpes. Cimas y más cimas al alcance de nuestra vista, abarcando Francia, Italia y Suiza. Glaciares deslizándose por las cumbres, crestas rocosas, mientras que abajo, en el verdor del valle reposa Chamonix.

Todavía nos queda enfrentarnos a otra cola para tomar el ascensor que nos eleva aún más, hasta los 3842 m de altura, donde nos espera una terraza desde la que casi nos parece tocar el Mont Blanc.

Los franceses quieren innovar para atraer al máximo la atención de visitantes y por ello han creado “El paso al vacío”. Se trata de un cubículo acristalado que pone a prueba tu vértigo. Aunque para ello hay que hacer una nueva cola, todavía más desesperante, y que a mí me parece que no merece la pena.

http://www.chamonix.com/aiguille-du-midi-el-paso-al-vacio,80,es.html

 Vistas desde L’Aiguille du Midi

 

Tras tan excitantes sensaciones hay que elegir entre descender a Chamonix mediante el Téléphérique de l’Aiguille du Midi, otro de los teleféricos del Mont Blanc, o regresar a Courmayeur vía Punta Helbronner. 

 

Por descontado, los teleféricos del Mont Blanc no son baratos, pero los paisajes han sido tremendos.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *