Quebrada del Toro. El camino del Tren de las Nubes ARGENTINA - NOA 1


El Tren de las Nubes sube desde los 1300 m de altura de Salta a los 3700 de San Antonio de los Cobres, recorriendo la Quebrada del Toro. Bueno, en realidad todavía asciende más, puesto que gira en La Polvorilla, a 4200 m de altitud. Te acerca a las nubes, aunque las nubes en la puna son más bien escasas. Estamos en el NOA.

El Tren de las Nubes

Muy lentamente, el tren asciende el gran desnivel, y es una de las principales atracciones turística de la provincia de Salta. Especialmente emocional para los argentinos por el significado que tiene para ellos la desaparición del ferrocarril.

En  el Viaducto de La Polvorilla finaliza el trayecto del tren de las nubes. Es un viaducto de fama turística, con más valor simbólico que estético. Se trata de una obra de ingeniería que permite girar al tren en pendiente ascendente y en curva. Siendo la parada estrella del tren, ahí se instalan puestos para vender artesanías a los turistas.

Aparte del tren amenizado por funciones folclóricas, el recorrido de San Antonio de los Cobres a Salta también se puede hacer en auto. La carretera discurre prácticamente paralela a las vías del tren. Eso hicimos nosotros. Hay que tener en cuenta que en época de lluvias (enero, febrero) pueden estar intransitables algunos tramos ya que se producen desprendimientos.

Quebrada del Toro

Descendiendo desde San Antonio, el paisaje es muy bonito, primero por la desolada puna, y después entramos en la Quebrada del Toro. Esta última es también muy espectacular, destacando las montañas de colores, y las distintas formaciones modeladas por el viento. Sobre todo está muy bonito por la tarde, con el sol iluminando los colores de los cerros.

Merece la pena recorrer la Quebrada del Toro despacio. Yo querría parar a cada momento, e internarme a explorar estos rincones, estas increíbles formas de las montañas, esta sinfonía de colores que dominan en el paisaje. Pero, como siempre, el tiempo es limitado, y me quedo con ganas de más.

En 2009, esta carretera tenía un par de tramos de ripio, en total unos 30 km, y el resto estaba asfaltado. Una zona de ripio estaba bastante mal, había que ir con mucho cuidado, ya que se transitaba por el cauce del río, porque algunos desprendimientos habían obligado a desviarse del camino normal.

De camino, paramos en Santa Rosa de Tastil, una pequeñita aldea, que conserva ruinas arqueológicas.

Ya en la zona del valle de Lerma se asientan varios pueblos. Uno de ellos es Campo Quijano, en el que paramos a dar un paseo y tomar algo, antes de llegar a Salta capital.

Hasta pronto NOA

En la ciudad de Salta nos reencontramos con la civilización. Ahí pasamos las dos últimas noches antes de volar a Iguazú. Por supuesto, pasamos a saludar a Margarita, y a contarle lo increíble que había sido nuestra experiencia en Tolar Grande. Aquella mujer menuda nos hizo cambiar de planes y dedicar menos días a Atacama para poder ir a Tolar Grande.

¡Qué caña le dimos al coche!

Y así finalizan estas primeras aventuras por el noroeste argentino, inmenso e inabarcable.

Completamente encandilados nos habíamos quedado. Como si hubiésemos bebido un brebaje mágico. Prometimos volver. ¡¡¡Y claro que volvimos!!!

ESTA ETAPA PERTENECE AL VIAJE: Norte de Argentina y Chile


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Un comentario en “Quebrada del Toro. El camino del Tren de las Nubes