AROUCA. Ruta nas escarpas da Mizarela PORTUGAL - Serra da Freita


En esta ruta nas escarpas da Mizarela recorremos el valle da Mizarela en la Serra da Freita, a unos 60 Km de Oporto. En este valle se precipita una de las cascadas más espléndidas de Portugal, la Flecha da MizarelaAldeas tradicionales, cascadas, sierras graníticas, deliciosa gastronomía, y ciertas peculiaridades, hacen de esta zona un lugar con encanto. 

Localización de Arouca

¿Y dónde está Arouca? Pues a una hora de Oporto, hacia el sureste, en el valle de Arouca. Una región rural rodeada por las Sierras de Freita, de Arestal y de Arada.

El pueblo de Arouca, capital municipal, es similar al resto de pueblos portugueses. En realidad, a mí se me parecen todos, con sus calles adoquinadas, sus edificios encalados con bordes de piedra, o fachadas de azulejos, sus plazas, sus confiterías, sus iglesias, y en este caso, también un monasterio. Como Arouca dispone de buenos servicios (varios restaurantes, un hotel, oficina de turismo), es una buena base para explorar la zona.
Además, la carne de sus vacas de montaña es excelente. La vitela arouquesa está certificada con denominación de origen y es un regalo para el paladar.

Hacia la Serra da Freita en coche

Desde el pueblo de Arouca emprendemos rumbo en coche hacia lo alto de la Serra da Freita. Unos 15 km por estrechas carreteras de montaña con vistas a pequeñas aldeas que practican los cultivos en terrazas. En la zona alta de la sierra, la aldea de Mizarela, será el punto de inicio de nuestra ruta de senderismo, el PR-7, en un día de intensa luminosidad.

Ahí mismo está el Miradouro da Flecha da Mizarela. Un espléndido mirador, no sólo hacia la cascada da Mizarela, que se despeña desde casi 100 m de altura. También espléndido mirador hacia la Serra da Freita, de suaves ondulaciones y de entorno granítico, salpicada de pequeñas aldeas. Una de esas aldeas es Mizarela, situada sobre este cortado por el que cae la cascada que forma el río Caima.

Miradouro da Flecha da Mizarela

 

Ruta de senderismo. Nas escarpas da Mizarela en el val da Mizarela

Por un sendero muy empinado bajamos hasta la base de la cascada, al lado del río. Menos mal que estaba seco. No me quiero imaginar lo que se debe resbalar al pisar estas piedras mojadas.
A pesar de ser principios de enero, el sol luce con ganas y la temperatura es cálida, ….en manga corta!

La cascada me recuerda a la de Pitoes das Junias. La caída de agua por la vertical pared rocosa, el río que sigue fluyendo por un cauce de bloques graníticos, y las hojas de los robles dorados, forman un marco muy parecido al de Pitoes.

Parte inferior de la Flecha da Mizarela

Subir de nuevo hasta la carretera por el mismo camino fue un error, ya que deberíamos haber tomado un sendero a media altura que sigue el curso del río, y en el cual no nos fijamos. Lo que hicimos fue seguir unos metros por carretera y tomar un sendero que desciende a la izquierda señalizado con los postes de PR-7, y que nos aproxima de nuevo al río. Seguimos con vistas al valle y a la cascada.

Flecha da Mizarela en Arouca

El valle es estrecho. Ahí está la aldea de Ribeira, donde ya no vive nadie, aunque parece que no lleva mucho tiempo deshabitada. Los muebles siguen en su sitio, como creando estancias inanimadas. Los naranjos siguen cargados de fruta.

Aldea de Ribeira en el Val da Mizarela

Tras cruzar el río, remontamos la ladera opuesta con vistas al valle, a la cascada da Mizarela y a la aldea de Mizarela en lo alto.
Internándonos en el bosque, pasamos por otra cascada. Corresponde a los saltos más bajos de la Ribeira de Castanheda, de mucha menor altura y más escondida.

La subida continúa muy pronunciada, con vistas al valle y a la sierra. Resulta matadora hasta alcanzar el puente que cruza al lado de la parte superior de la cascada de la Ribeira de Castanheda. Hay cadenas para agarrarse en algunas zonas más complicadas.

Ruta nas escarpas da Mizarela

Cascada de la Ribeira de Castanheda

Todavía queda subir un poco más, porque en lo alto, a más de 900 m de altura, nos esperan una vistas estupendas. Primero hacia el estrecho valle del Caima, donde cuelga la gran cascada, y después hacia la amplitud de las sierras que se desvanecen hacia la costa.

Serra da Freita. Ruta nas escarpas da Mizarela

Aldea da Mizerela en la Serra da Freita

El paisaje granítico que decora la parte alta de la Serra da Freita me recuerda mucho al de las Serra da Peneda, con grandes bloques pétreos que quedaron solidificados hace millones de años. Es nuestro momento de avituallamiento, a base de queso regional portugués acompañado de la correspondiente broa.

Serra da Freita

Tras retomar la ruta nas escarpas da Mizarela, y pasar por el apacible pueblo de Mizarela, continuamos según las indicaciones del PR-7 a Merujal. Este tramo dispone de varios paneles con información sobre los extraños bichos que pululan por estos lares. Algunos son realmente raros, e incluso en peligro de extinción.

Aldea de Merujal

Desde Merujal enlazamos con un tramo del PR-16. Desde esta zona, las vistas abarcan amplias sierras del norte de Portugal. Un portugués con el que coincidimos nos explicaba los nombres de cada sierra, alcanzando hasta el Gerés y Larouco, frontera con Galicia. La tarde se ha quedado algo turbia por el humo de los numerosos fuegos que han prendido para limpiar matorral en los montes.

Yo quería subir hasta el mirador de San Pedro Velho, pero la amenaza de abandono era rotunda. Así que continuamos por un camino empedrado rumbo a Albergaría da Serra, un pueblo serrano que se refleja en las remansadas aguas del río Caima.

Atardecer en la Serra da Freita

Y de aquí regresamos directos a la aldea de Mizarela, viendo cómo el sol iba cayendo hacia la costa.
No podía resistirme a acercarme otra vez al mirador da Flecha da Mizarela, para sentir la dulzura del atardecer invernal sobre los paisajes de la Serra da Freita. Era el mismo lugar, y sin embargo, la luz y los colores eran totalmente diferentes a los de esta mañana.

Miradouro da Flecha da Mizarela

Atardecer en la Serra da Freita

Por la noche, grupos de cantadores de Arouca recorrían las calles. Cantaban canciones tradicionales ataviados con trajes regionales, dentro del programa de festejos navideños. La luna llena iluminaba una noche terriblemente fría.

La amabilidad de las gentes que conocimos en Arouca no tenía límites, incluso acompañándonos a la oficina de información turística. En la misma oficina donde nos hicimos con unos mapas de la zona y de las rutas de senderismo, acompañados por las correspondientes explicaciones de una sonriente señorita.

Donde comer y dormir en Arouca

Hotel en Arouca: Hotel San Pedro. Excelentes desayunos. Tienen restaurante, que no está nada mal

Restaurantes en Arouca (todos en el centro):

  • Parlamento: Excelente vitela arauquesa. Repetimos 2 veces, probando vitela al horno, bife y posta de vitela a la brasa. Mejor la posta que el bife.
  • Restaurante del hotel San Pedro: bacalao lagareiro, enorme y muy rico.
  • Tasquinha da Quinta: posta de vitela muy buena, rica tarta de maracuyá.

El plato típico de Arouca es la posta de vitela arauquesa (carne de ternera montesa a la parrilla), que sirven con patatas y arroz caldoso.

 

Track de la ruta de senderismo nas escarpas da Mizarela

Descargable para GPS: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8676560

 

Ver más excursiones por Portugal: Aquí

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.