Baños y Patate: mirando al volcán Tungurahua ECUADOR - CONTINENTAL


Impresionantes imágenes del Volcán Tungurahua nos ofrecen diversos miradores de Patate y Baños. A pesar de no pillarlo en erupción, será difícil olvidar su imponente silueta emergiendo sobre el valle del río Cutuchi y las verdes laderas modeladas en terrenos de cultivo.

Una vez completado el Circuito Quilotoa nos esperan varios kilómetros de conducción hasta Baños por un mundo más moderno: amplias carreteras, bulliciosas ciudades, y unos paisajes más insulsos.

Hacia Baños desde la Panamericana

Al pasar por Ambato los carteles viales nos advierten de la desviación hacia Baños. El tráfico sigue siendo intenso.

Salasaca es una población que se cruza en el camino. Los hombres visten sombrero y poncho negro sobre camisa blanca. Las mujeres mantienen las vestimentas andinas tradicionales. Un pequeño mercado artesanal y agrícola nos incitaba a detenernos, donde yo añadía un gorro a mi colección.

Según explicaba un panel, la comunidad salasaka ha mantenido sus costumbres y creencias ancestrales. Una teoría apunta que los salasakas llegaron a Ecuador procedentes de Bolivia, huyendo de la opresión inca, mientras que otros sostienen que provienen de las sierras ecuatorianas. En cualquier caso, ellos siguen conservando sus ritos, sus vestimentas, métodos de cultivo, música o gastronomía como antaño.

Ponchos típicos de Salasaca

Vestimentas de la comunidad salasaka

Patate: impresionante mirador al volcán Tungurahua

Poco después de Salasaca, concretamente en Pelileo, nos desviamos hacia Patate. La carretera baja al valle y vuelve a subir por la ladera opuesta ofreciéndonos preciosas vistas del volcán Tungurahua, que emerge nevado sobre el verde valle sembrado de cultivos. Nosotros continuamos más allá de Patate hasta las antenas de comunicación. Desde esta carretera panorámica disfrutamos de un paisaje muy bonito, escalonándose la ladera en terrazas de cultivo mientras el volcán activo vigila desde más de 5000 m de altura.

Su silueta es impresionante. En idioma indígena su nombre significa “garganta de fuego”, y aunque fuego escupe con frecuencia, su cumbre sigue coronada de blanco por el cada vez más reducido hielo de los glaciares.

Imponente silueta del volcán Tungurahua, volcán activo de 5023 m de altura

Vista del Volcán Tungurahua desde Patate

A Baños nos desplazamos desde Patate por una carretera secundaria que circula por el fondo del valle del río Cutuchi. Precioso. El volcán Tungurahua sigue dominando la escena, mientras nosotros avanzamos entre cultivos semi-tropicales.

Volcán Tungurahua sobre el valle del río Cutuchi

El aire vacacional de Baños y la virgen de Agua Santa

Baños es un importante centro turístico de Ecuador. No me extraña. Su ubicación a escasos 2000 m de altura es privilegiada y su clima suave. Como no entraba en nuestros planes visitar Baños y no teníamos reserva previa, buscamos alojamiento por internet el día anterior, hostal Monte Carmelo, en las afueras del pueblo. Una agradable sorpresa, muy barato, bastante confortable y ubicación tranquila.

Para contemplar el emplazamiento de Baños entre verdes montañas resoplamos al subir los 700 escalones al Mirador de la Virgen. Hay que tomarlo con calma. Desde lo alto observamos su configuración circular rodeada 360 º por verdes montañas. Parece ocupar un antiguo cráter.

Al parecer, los habitantes de Baños creen que se han librado de quedar sepultados por las erupciones del Tungurahua gracias a la acción divina, y por eso adoran a su virgen. No han tenido la misma suerte las poblaciones vecinas, que en varias ocasiones han resultado arrasadas por las explosiones de volcán. 

Camino al mirador de la Virgen de Baños

Subiendo al mirador de la Virgen: Vista de Baños

Vista de Baños desde el Mirador de la Virgen de Agua Santa

Los lugareños no sólo rinden homenaje a la virgen en el humilde santuario que ejerce de mirador, sino que le han dedicado la Basílica de la Virgen de Agua Santa, en la plaza central. Construida con piedra volcánica, alberga en su interior diversas pinturas que muestran las intervenciones milagrosas de la virgen deteniendo las erupciones del Tungurahua.

 Basílica de la Virgen de Agua Santa

Como su nombre indica, en Baños existen aguas termales. Se palpa el ambiente vacacional. Las calles están animadas, llenas de agencias de viajes, restaurantes, tiendas de souvenirs y puestos callejeros.

Cenamos muy bien en el restaurante Amarelo. Cocina de fusión andina y mediterránea. ¡Qué ganas de aceite de oliva!. Medallón de carne en piedra volcánica y risotto de langostinos.

Por fin buena carne

Miradores de Baños

Al día siguiente, como no servían el desayuno en el hotel hasta las 8, teníamos tiempo para acercarnos a primera hora a un par de miradores de Baños.

Uno de ellos es la Casita del árbol, a 2600 m de altura, a donde llegamos en coche en 20 minutos desde Baños. En los últimos tiempos han proliferado otras casas del árbol, así como actividades de aventura y miradores en fincas privadas. Nosotros accedemos a la original, no sólo por las vistas que ofrece al volcán Tungurahua y la posibilidad de columpiarnos colgados al vacío, sino también porque conversar con el propietario es una inestimable fuente de aprendizaje sobre volcanes. Todo lo ha aprendido de forma autodidacta, observando la naturaleza y escuchando a los expertos vulcanólogos, con quienes mantiene contacto para alertar de cualquier cambio de actividad del volcán. El Tungurahua está activo y erupciona con frecuencia de modo explosivo (tipo stromboliano), aunque ahora permanece aletargado desde abril-2016. Este hombre tiene claro que su misión en la vida es salvar vidas en caso de erupción.

Su propiedad alberga una estación sismológica, además de su propia observación visual. Un par de fotos  de los vertiginosos columpios con el fondo del volcán escupiendo una nube de humo y cenizas han ganado premios internacionales. La verdad es que las imágenes son espectaculares, no parecen reales, parecen un montaje.

Vistas desde la auténtica Casita del Árbol de Baños

Columpio en la Casita del Árbol de Baños

Volcán Tungurahua desde la Casita del Árbol de Baños

Nuestro siguiente destino es el Mirador Bellavista, que apenas nos exige desviarnos una corta distancia desde la carretera que sube a la Casita del árbol. Este mirador se emplaza a menor altura que el anterior y nos obsequia con un panorama de Baños entre verdes montañas, divisando el volcán de refilón.

Vista de Baños desde el Mirador Bellavista

El otro mirador reseñable en Baños es el Mirador de la Virgen que visitamos ayer.

ESTA ETAPA PERTENECE AL VIAJE: Galápagos y Ecuador

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *