Viaje a las Islas Galápagos. Cómo organizarlo ECUADOR - GALÁPAGOS 4


Viajar a las Islas Galápagos es una experiencia diferente. No hay nada igual. Mirar cara a cara a las tortugas gigantes, observar los cortejos de las aves, maravillarse  ante los simpáticos piqueros de patas azules, sorprenderse con los globos rojos de las fragatas, pasear entre lobos marinos que dormitan por doquier, cruzarse con iguanas o pelícanos, nadar con tiburones, mantas, pingüinos, tortugas, lobos marinos……….. Realmente alucinante.

Mis impresiones de las Islas Galápagos

La vida tal cual fue creada, sin intervención humana. Es el reino de los animales, que gozan de máxima protección, donde nunca han sido cazados ni sometidos. Sin temor a los humanos, hacen su vida en estado primitivo, sin huir cuando pasas a su lado, mirándote como si formases parte de su ciclo de vida.

Hasta el siglo XX las islas no fueron habitadas por humanos. Ahora, reciben visitantes de forma muy restringida y sostenible, en grupos reducidos y acompañados de guías naturalistas titulados, con el fin de preservar el medio tal cual ha permanecido hasta ahora. Claro que esto tiene un precio, y hay que llevar la cartera bien llena. Al menos, esperemos que esto sirva para conservar las especies y su hábitat en estado natural.

Sólo está autorizada la pesca a pequeña escala en puntos muy concretos. Sólo se permite la agricultura y ganadería en áreas muy reducidas, en los ranchos de los primeros colonos que llegaron a mediados del siglo XX.

Fomentan la reutilización de plásticos, pidiéndote  que rellenes tu botella en los botellones en vez de tirarla y comprar una nueva.

Pero todavía tienen asignaturas pendientes con el medio ambiente. Una de ellas es la autosuficiencia energética. Las islas no disponen de fuentes de agua dulce (excepto algún manantial muy pequeño). El agua de la red se obtiene de desalinizadoras de agua de mar y no es apta para beber. El agua potable se importa embotellada desde el continente. La electricidad se genera a partir de motores de gasoil.

Otra amenaza es el uso de materias primas y el tratamiento de residuos. El consumismo se ha apoderado de las islas y no falta de nada, importando un volumen considerable de productos, ya que en Galápagos, por supuesto, no existe industria ni manufacturas, y una escasa agricultura. Los residuos se transportan al continente para ser tratados posteriormente.

El dulce caramelo del turismo se ha convertido en su principal fuente de ingresos.

Lobo marino en el paseo marítimo de Puerto Ayora

Piquero de patas azules con su polluelo en North Seymour

Iguanas beis de Santa Fé

 

Requisitos para ingresar en Galápagos

Para ingresar en las Islas Galápagos se debe solicitar una autorización previamente, rellenando un pre-registro en la página web del Gobierno de Ecuador.  Nos despistamos tanto que lo rellenamos la noche anterior. No se recibe ninguna confirmación por email.

Una vez en el aeropuerto, nos acercamos al mostrador del Consejo de Gobierno de Galápagos, donde comprobaron los datos de nuestro pre-registro, pagamos los 20 $ de tasas y nos entregaron la TCT (Tarjeta de Control de Tránsito).

El siguiente paso consiste en pasar el control fitosanitario de equipajes, antes de facturar en la compañía aérea. No se permite transportar ningún producto orgánico.

Conociendo el ritmo sudamericano, yo me imaginaba colas enormes para cada trámite. Pero sólo fueron 3 minutos en total. Es una muestra más de que Ecuador es un caso aparte en Sudamérica. En todas partes percibimos que su desarrollo va muy por delante del resto de países de su entorno. El gran cambio de los últimos años nos lo corroboraba el taxista que nos había traído al aeropuerto.

¿Cómo llegar a las Islas Galápagos?

Galápagos dispone de dos aeropuertos:

  • Aeropuerto de Puerto Baquerizo Moreno, en la Isla San Cristóbal, la capital del archipiélago.
  • Aeropuerto de Baltra, puerta de acceso a la Isla Santa Cruz, la más desarrollada turísticamente, cuya población principal es Puerto Ayora.

Ambos aeropuertos cuentan con varias conexiones diarias con Quito y Guayaquil. Varias compañías aéreas vuelan a las islas.

¿Cómo organizar la estancia en Galápagos?

Existen dos formas diferenciadas de conocer las islas:

  • Mediante crucero, embarcándote durante varios días en yates de diferente tamaño que recorren diversas islas. Existen amplias gamas de opciones, comodidades y precios, en general carísimos. La ventaja es que permiten ahorrar tiempo en traslados. Habitualmente están en manos de empresas extranjeras y apenas benefician económicamente a las islas.
  • Con base en tierra en las islas habitadas, y desde ellas realizar excursiones diarias a otras islas deshabitadas. Esta es la opción que elegimos. Respecto a los cruceros, se pierde más tiempo en traslados entre islas. Sin embargo, tiene la ventaja de poder “desmarearte” cada día en tierra firme, además de poder contactar con los lugareños. Por otra parte, favorece el desarrollo local, ya que muchos galapagueños han podido emplearse en los negocios turísticos. Hay que contar con una media de 150 $ para cada excursión diaria.

El archipiélago de Galápagos consta de unas 100 islas e islotes. El 97% de la superficie terrestre y amplias zonas marinas constituyen el Parque Nacional Galápagos declarado en 1959. Sólo están habitadas: Santa Cruz, San Cristóbal, Isabela. También está habitada Floreana, pero cuenta con menos infraestructura turística, peores comunicaciones y los lugares más interesantes sólo se pueden visitar en crucero.

Para viajar entre las islas habitadas existen lanchas con dos frecuencias diarias entre Santa Cruz e Isabela y Santa Cruz y San Cristóbal, y viceversa (30 $). Recomendable comprar los boletos uno o dos días antes, especialmente para conseguir plaza en un bote más confortable. Los trayectos son realmente incómodos, pegando botes en el agua a gran velocidad.

Clima de las Islas Galápagos

Las temperaturas son bastante constantes y cálidas durante todo el año. La costa es calurosa, mientras que en el interior de las islas más montañosas son más frecuentes las nubes y los chubascos.

Para la navegación y las actividades de snorkelling hay que tener en cuenta que el mar está más tranquilo y cálido de enero a mayo. Oleaje y más fresco de junio a diciembre.

Cada mes ofrece diferente actividad de fauna, por lo que todo el año es adecuado para viajar a las islas.

Pingüinos en Isla Santiago

Nadando con tortugas marinas

ESTA ETAPA PERTENECE AL VIAJE: Galápagos y Ecuador

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 Comentarios en “Viaje a las Islas Galápagos. Cómo organizarlo

    • Kami Autor

      Hola Sergio.
      Organizan excursiones de un día a San Cristóbal (León Dormido) y a Isabela (Los Túneles) desde Santa Cruz. No puedo decirte si operan todos los días o sólo determinados días a la semana. Si tienes suficientes días, te aconsejo hospedarte en Isabela y en San Cristóbal para conocerlas en mayor profundidad. Si dispones de poco tiempo, puedes optar por hacer las excursiones alojándose en Santa Cruz, como comentas.
      Saludos.

  • Christian

    Hola, gracias por tus relatos, son de gran ayuda.
    Mi pregunta es si estuviste en mayo/junio o es cuando escribiste? En mi caso llegare a Galapagos el 30/5, el plan es visitar lo máximo terrestre, pero no descarto hacer algún crucero Last Minute. Es buena época de “ofertas” o estaba bastante llena de turistas cuando la visitaste?

    Muchas gracias de antemano, y a disfrutar de la vida por el mundo!!

    • Kami Autor

      Hola Chistian,
      Estuve en Galápagos en mayo. En las agencias de Puerto Ayora se veían carteles de ofertas último minuto. O sea que no creo que tengas problema para encontrar un crucero. Otra cosa es que sea el que te interese ya que hay múltiples combinaciones entre islas. Pero si eres flexible no creo que tengas problema.
      Un saludo y buen viaje