Valdoviño: Punta Frouxeira con temporal GALICIA - COSTA ÁRTABRA


Hasta la Punta Frouxeira llegamos durante esta caminata costera por Valdoviño, partiendo de la playa do Río Meirás. En un día de enero comprobamos la cólera del oleaje contra el litoral durante un temporal. Estamos en la Costa Ártabra, en la que se alternan playas y acantilados golpeados por las olas. Si hay suerte, el atardecer puede resultar glorioso.

Localización

Esta caminata de 19 Km comienza en la Praia do Río Meirás. Estamos en la parroquia de Meirás, en el municipio de Valdoviño, 60 km al norte de la ciudad de A Coruña.

Descripción de la ruta Meirás – Punta Frouxeira

Esta ruta describe una especie de 8, ya que la iniciamos en la playa do Río, y volveremos a pasar por dicha playa poco después de la mitad del recorrido.

Emprendemos la subida hacia la Punta da Vela. Tras kilómetro y medio, y después de pasar por un pequeño pinar, llegamos a un mirador que nos muestra el mar embravecido en esta Costa Ártabra. Divisamos Punta Frouxeira y Punta Chirloteira hacia el este. Al oeste tenemos la Punta da Vela.
Oleaje contra los acantilados de Meirás

Aquí encontramos baterías de costa abandonadas. Todos aquellos túneles y garitas están ahora en ruinas. Las baterías de Meirás vigilaban la Costa Ártabra, al igual que muchas otras baterías de costa situadas en diferentes puntos de este litoral.

Seguimos subiendo, y llegamos a otra batería de costa. Más amplia es ahora la panorámica. Además de la Punta Frouxeira, también divisamos la playa de Valdoviño, la laguna Frouxeira, y la ermita da Virxe do Porto.

Siguiendo la pista que usaban los militares para acceder a las baterías de costa, llegamos al alto del Monte da Vela, (o conocido también como Alto de Campelo), donde podemos disfrutar de una de las mejores panorámicas sobre la Costa Ártabra.

Las vistas alcanzan el cabo Prior hacia el oeste. Hacia el este divisamos la playa de Valdoviño, Punta Frouxeira y el valle de Valdoviño.

Tenemos que hacer equilibrios contra el viento, para lograr mantenernos en pie. Las instalaciones militares fueron usadas a principios del siglo XX, compuestas por cañones, túneles, pasadizos, edificios……… Uno de los cañones más grandes de España defendía esta costa, con 17 m de tubo.
Por un pendiente cortafuegos pendiente bajamos hacia la playa de Campelo. De frente, la fiesta de la espuma.

Desde aquí, giramos para regresar. Pasamos por la aldea de Montefaro, y después por un monte de eucaliptos, que cruzamos rápidamente por una ancha pista de tierra, hasta que enlazamos con una carretera asfaltada. Al cruzar Meirás, seguimos por asfalto.
Nuestros pasos nos conducen a la Playa dos Botes.

No queda más que rendirse ante la fuerza del oleaje.

Nos encaminamos hacia Punta Frouxeira y recorremos su entorno de pequeñas calas entre la costa rocosa.

Por senderos de pescadores llegamos hasta la ermita da Virxe do Porto. Se emplaza en una islita, a la que sólo se puede acceder en marea baja. Hoy se nos presenta desafiando a las olas.

Según la tradición, unos marineros recogieron una figura de la virgen en el mar y la trasladaron a tierra. Al día siguiente, la virgen volvió a aparecer en el mar. Por ello, debieron de pensar que le gustaba más estar cerca de las olas, y le construyeron la ermita, creyendo que desde ahí protege a las gentes del mar.

Por una senda bordeamos la costa, impresionándonos por el empuje del viento, por la fuerza del mar. Aunque nos impresiona más ver a unos los arriesgados sobre la isla, salpicados por las olas al lado de la ermita.
Nos acercamos al faro Frouxeira mientras unos tímidos rayos surgen entre el amenazante cielo para iluminar los acantilados.
El faro Frouxeira es joven y atrevido. Desde 1994, su estructura moderna ilumina el camino de navegantes por estas bravas aguas. Al lado del faro también hay túneles militares, que, según cuentan, contenían unos potentes focos que iluminaban el mar a los cañones ubicados en del Monte da Vela.

Continuamos por los acantilados. Estos paisajes sirvieron de escenario a Roman Polanski para rodar la película “La muerte y la doncella”. A la derecha queda la playa Frouxeira, aunque solemos llamarla playa de Valdoviño, paraíso de surfistas. Las aves encuentran el paraíso en la laguna Frouxeira.

Cada invierno me gusta venir a este sitio a ver romper las olas, y a contemplar la puesta de sol (cuando el sol tiene a bien hacernos ese regalo), y nunca me canso. Uno de esos lugares en los que sentir el viento sobre la cara, y obserar el océano en un lugar salvaje. El espectáculo está asegurado.

Con la caída de la tarde, resulta inevitable regresar. Nos quedan unos pocos kilómetros fáciles hasta la playa de Meirás.

 

Track de la ruta

Descargable para GPS: es.wikiloc.com/wikiloc… id=5947631

 

Ver más excursiones por A Coruña: Aquí

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *