Trek ABC. De Sinuwa (2320 m) a Deurali (3150 m) NEPAL - TREK ABC


Cuarta etapa del trek al ABC, entre Sinuwa y Deurali por el valle del río Modi.

“Ven, ven, levántate y mira”…… Todavía no son ni las 6 de la mañana cuando me despiertan para avisarme que merece la pena saltar del camastro para admirar, todavía en penumbra, la silueta picuda del Machapuchare (6997 m), y las redondeadas del Hiunchuli y el Annapurna Sur (7219 m), alzando sus cumbres nevadas sobre las laderas arboladas.


El sol tarda en salir en Sinuwa. Su recorrido es considerable hasta conseguir superar las altas montañas verticales que abrazan el estrecho valle del río Modi en esta zona.

Machapuchare desde Sinuwa

La etapa del día transcurrirá entre Sinuwa (2340 m) y Deurali (3230 m). Ingenuos nosotros al pensar que nos tocaría subir 900 m de desnivel………….nooooo………la subida no es constante, sino que nos esperan varias bajadas, lo que implica un nivel acumulado de más de 1000 m.

Y así empezamos, tras una ligera subida nos espera una pronunciada bajada por montones de…………….¡escaleras!

En el frondoso bosque, casi jungla, relucen pequeñas orquídeas entre el verde de helechos, hierbas, musgos, líquenes que cuelgan de las ramas de los árboles, y una gran diversidad vegetal. Algún rododendro despistado sigue en flor a estas altitudes (algo más de 2000 m), destacando su rojo carmín entre el verdor del entorno.

Esos escalones nos dirigen hasta un riachuelo, que debemos cruzar, para volver a emprender una subida. Será sólo el primero de los riachuelos del día. Y es que esta etapa se caracteriza por la abundancia de agua. Riachuelos, torrentes, cascadas, surgirán continuamente a nuestro paso, siempre siguiendo el valle del río Modi.

La subida nos conduce a Khuldigar, por encima de 2500 m, y nosotros contentos por ganar altura. ¡Ya falta menos!……Ya, ya……………No conocíamos todavía la pronunciada bajada que viene a continuación, entre bosque de bambús, encaminándonos a Bamboo, que alberga unos cuantos alojamientos en un entorno muy húmedo, al lado del río.

En ningún camino del Himalaya faltan los porteadores

Unos cuantos miles de escaleras más, que subimos fatigados, nos permiten volver a ganar altura entre un bosque diverso, muy bonito, de cuento. Varias docenas de monos blancos del Himalaya formaban parte de ese cuento. Vemos deslizar sus ágiles patas y su cola alargada entre los árboles, saltando de rama en rama, cruzando el camino para agarrarse a un nuevo árbol, y a otro, y a otro.

Acercándonos a Doban, la ganancia de altura nos aporta unas vistas más amplias. Doban es otro poblado con unos cuantos alojamientos que presentan buen aspecto. Por encima del valle, asoman las altas cumbres del Himalaya.

Hacia arriba proseguimos, riachuelo tras riachuelo, un salto de agua tras otro, mientras el valle se va encerrando cada vez más, y nos aproximamos a las montañas. El entorno se vuelve más agreste, menos humanizado,………. y la experiencia, cada vez más emocionante. Ya no se asientan aldeas agrícolas, como veíamos en los días pasados. Nos dirigimos a las alturas, al lado salvaje del Himalaya.

Ése es, precisamente, el nombre el siguiente núcleo turístico, Himalaya Hotel. Al igual que Doban, te propone sentarte a tomar algo en agradables terrazas con vistas a las montañas. Una de esas terrazas es el lugar de nuestro almuerzo. Son las 11 de la mañana, y la comida resulta sabrosa.
3 horas y media hemos tardado de Sinuwa a Himalaya Hotel. Poco más de una hora nos queda de caminata después de comer hasta Deurali, fin de nuestra etapa. La verdad es que se hacen cortas las etapas del trek.

El paisaje adquiere mayor expresión a medida que ascendemos y el valle se estrecha. Altísimas cascadas se desploman por las verticales paredes rocosas. El cielo se va encapotando, pero en cualquier caso no impide admirar la grandiosidad del lugar.

Valle del río Modi

Los porteadores no paran de circular, cargadísimos con sus canastos o con enormes mochilas. ¡Son los camiones del Himalaya!. El único transporte posible hasta los poblados alejados de las carreteras. Días y días caminando para que a los turistas no nos falten comodidades. Porque, Nepal en esto es especial, es único. En Nepal es posible ducharse caliente y comer un plato de pasta recién cocinado o una tarta de manzana, en plena montaña, alejados de cualquier carretera.

Los lodges en Deurali son básicos, con ducha y urinario exteriores, a 3150 m de altitud. Pero lo importante es que hay ducha caliente y comida caliente. Y con gran paisaje. ¡Qué más se puede pedir! Los porteadores duermen en el comedor. De aquí para arriba nos abonaremos a la placa turca.

La lavadora de Deurali.

Hemos conocido ya a mucha gente, de diferentes lugares del mundo. Hoy hemos charlado un buen rato con un argentino bohemio que decidió dejar su trabajo para recorrer el mundo. Unos chinos nos han invitado a carne de vaca seca que han traído de su país, y la verdad es que sabía rancia. Menos mal que teníamos delante un hot lemon con miel para quitar ese gusto repugnante de la boca.

Los porteadores nos siguen cuidando, siempre preocupándose por nosotros. Sobin está siempre pendiente de la planificación y de buscarnos los mejores alojamientos posibles, incluso cuando rompemos sus planes en el último momento. Con Rajan nos reímos un montón. “If you happy, I happy”.
Diluvio nocturno, viento e incubación de catarro, ¡qué mal momento para acatarrarme!

Resumen de etapa:

De upper-Sinuwa a Bamboo: 30’
De Bamboo a Himalaya Hotel: 3 h
Comida en Himalaya Hotel
De Himalaya Hotel a Deurali: 1 h

Track de la ruta de Sinuwa a Deurali

Descargable para GPS: es.wikiloc.com/wikiloc… d=13151704

 

ESTA ETAPA PERTENECE AL VIAJE: Nepal Trek ABC 2016: Annapurnas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *