Salar de Uyuni. El merengue gigante BOLIVIA - Tour Uyuni 2


Nos vamos a Uyuni, a recorrer el salar más grande del mundo. Y muchísimo más……lagos de colores, desiertos, volcanes…., paisajes desolados y casi irreales de la Reserva de Fauna Eduardo Avaroa. En ella habitan flamencos, vicuñas. Lugares que van a ser también escenario de nuestra vida durante 4 días.


La fría zona de Uyuni se sitúa a 3700 m de altitud. A 550 km de distancia desde La Paz y 9 h de viaje en autobús. Ahí se encuentra el salar más grande del mundo, la enorme superficie blanca del Salar de Uyuni.

De La Paz a Uyuni

En Bolivia todo está lejísimos porque las comunicaciones son pésimas. Nuestra opción elegida para desplazarnos de La Paz a Uyuni fue un autobús nocturno turístico. De las 9 h de viaje desde La Paz a Uyuni sólo 3 h son por carretera asfaltada, el resto por ripio.

Además de la opción del autobús, existen otras formas de llegar a Uyuni desde La Paz:

– en avión, pero los vuelos no eran diarios en esos momentos, y, ya sabemos que siempre se corre el riesgo de sufrir retrasos y perder el día

– combinado de tren + bus (bus de La Paz a Oruro en 3h por carretera asfaltada y tren de Oruro a Uyuni 4 veces por semana).

El autobús nos pareció la mejor opción, porque se viaja de noche y pierdes menos tiempo. Varias son las compañías de autobuses que cubren este trayecto. Elegimos Todoturismo, al ser la más recomendada por los distintos bolivianos a quienes preguntamos. Es más cara que las demás, pero al no haber probado otras, no puedo confirmar que merezca la pena.

En La Paz nos juntamos con unos nuevos amigos que conocimos mediante foros de viajes. Con ellos compartiríamos el tour de 4 días por Uyuni y el Parque Nacional Eduardo Avaroa. Durante los próximos días viviríamos muchas risas, algunas anécdotas, y muchísimos km por paisajes absolutamente inmensos y alucinantes.

Llegamos al pueblo de Uyuni

Al pueblo de Uyuni llegamos al amanecer, tras la paliza de 9 h en autobús nocturno. Ya nos estaban esperando Alfredo (nuestro chófer-guía para los próximos días) y Carmen (nuestra cocinera), para acompañarnos en el tour de 4 días por el salar de Uyuni y el Parque Nacional Eduardo Avaroa, que finalizaríamos en Tupiza. Acompañarse de expertos es la única forma de aventurarse por esos lugares. Sólo ellos conocen cómo moverse por allí. No hay carreteras, sino caminos de huella que no están señalizados, y que, en ocasiones, apenas se distinguen.

Buscar un sitio en el que disfrutar con calma del desayuno más completo posible era nuestra prioridad al llegar al pueblo de Uyuni, para así empezar el tour llenos de energía.

Todos los días parten docenas de jeeps cargados de turistas desde Uyuni. En realidad, no es necesario contratar la excursión con antelación. La mayoría buscan un coche compartido sobre la marcha al llegar al pueblo de Uyuni. En nuestro caso, lo contratamos por anticipado, y aun resultando más caro, nos aportaba unas ventajas que valorábamos: podríamos dormir en hoteles en vez de fríos refugios, podríamos personalizar ligeramente el itinerario, y compartiríamos el jeep entre 4 personas, en vez de 5 ó 6 como es habitual. Si un jeep se va a convertir prácticamente en tu hogar durante 4 días, digo yo que es mejor hacerlo de la forma más cómoda posible. Además, podíamos empezar el recorrido más temprano que la mayoría de excursiones, e ir parando sin aglomeraciones.

El jeep disponía todo el equipamiento necesario para los 4 días: bidones de gasolina, comida, agua, gas para cocinar, ruedas de repuesto, etc.

El Salar de Uyuni

El salar de Uyuni es la mayor reserva de litio del planeta, además de contener importantes cantidades de potasio, boro, fósforo, magnesio. Actualmente se explota para obtener sal y se prevé empezar a explotar próximamente la obtención de estos minerales. Esperemos que no estropeen esta maravilla natural.
Esa gran cantidad de litio es responsable del mal funcionamiento de las brújulas……….o eso cuentan, por lo que es muy fácil perderse si no se conoce el salar con total exactitud.

Increíble transitar por el enorme desierto blanco.

De las 14 islas que existen en el salar de Uyuni, las mejores vistas las ofrece la Isla Incahuasi (casa del inca), también llamada Isla del Pescado, situada en el centro de la blanca inmensidad.

Previo pago de una pequeña tasa a la comunidad local, recorrimos el corto sendero de la isla. De esta forma alcanzamos su cima y pudimos divisar un sorprendente panorama compuesto por cactus de más de 1200 años que resaltan sobre la gran superficie blanca. Afortunadamente, llegamos temprano y nos libramos de la afluencia masiva. Es una de las paradas obligadas en cualquier tour. Más tarde iban llegando montones de jeeps.

Nuestro restaurante en el salar, con inmejorables vistas.
Carmen, estupenda cocinera. Un auténtico lujo

Paisajes casi irreales, por los que las llamas circulan como perico por su casa.

Cada día, el salar es atravesado por gran cantidad de jeeps, un lugar que empieza a ser muy explotado turísticamente. Cada uno practica las más insólitas poses, con el fin de captar los efectos ópticos que se producen en esta gigantesca superficie blanca.

Las sensaciones de encontrarte en un paraje así son únicas. No sabes si creerte un muñequito de tarta de bodas en medio del merengue, si imaginarte en un paisaje infinitamente nevado, o una hormiga en medio de una pizza enharinada.

La inmensidad del salar: 10600 km2. Un enorme desierto blanco formado al secarse el lago Tauca, hace 10.000 años.

El más grande del mundo!!
Con una luminosidad deslumbrante

Estoy deseando visitar el salar de Uyuni en época de lluvias (de diciembre a marzo). Aunque resulta imposible atravesarlo cuando está encharcado, los efectos óptimos son espectaculares. ¡¡La capa de agua lo convierte en el espejo más grande del mundo!!.

Cueva de las Galaxias y Cueva del Diablo

A Alfredo le tocaba seguir conduciendo para acercarnos a la Cueva de las Galaxias y la Cueva del Diablo.
Una visita poco popular durante la cual charlamos con Nemesio Copa, su descubridor junto con PelagioHuayta.

Ambos habitan en una comunidad indígena de la zona. Resultaba entrañable escuchar de su boca la emocionada narración del descubrimiento, que para ellos era el más importante del mundo.

Sin otra ayuda que la de su intuición y la de sus manos descubrieron la cueva, buscando antiguos enterramientos pre-incas de los cuales tenían constancia en esa zona. Pensaban en el valor arqueológico, antropológico y turístico que podría tener un hallazgo de ese tipo. Ellos se dedican ahora a mantener y a mostrar turísticamente sus hallazgos.

En la Cueva de las Galaxias, los corales y restos marinos que recubren las paredes de la gruta dejan claro que el mar cubría esta zona antes de que emergiesen los Andes.

“…La naturaleza nos invitó a dos amigos, Nemesio Copa y PelagioHuayta, atraídos como el imán y la relación de sueños de los Mallkus decidimos ir a trabajar en el lugar, pedimos permiso de la comunidad y nos acercamos con respeto, fe y cariño; realizamos nuestras costumbres y rituales trayendo ofrendas (koa, feto de llama) para ofrecer a la Madre Tierra (Pachamama) tres veces antes de empezar a trabajar.

Finalmente, el 22 de agosto de 2003 llegó la Pachamama y nos entregó la llave del Tesoro Mágico a través de un pequeño hueco de 20×15 cm, se divisó inmediatamente las Galaxias, cavando con piedra, ingresamos, recibimos con lágrimas de emoción este bendito regalo, nos comprometimos a cuidar y defender el lugar hasta el final.

Luego iniciamos la labor con muchos percances, lidiando hasta con nuestros mejores amigos. Gracias a Dios hoy tenemos el honor de invitarlos a ustedes a esta maravilla de la naturaleza” — Nemesio y Pelagio.

Y sí, efectivamente junto a la Cueva de las Galaxias encontraron un cementerio pre-inca denominado Cueva del Diablo, donde pudimos ver los antiguos enterramientos, llamados chullpas. Tumbas que fueron profanadas y por tanto, se desconoce su origen cultural.

 

El nerviosismo se apoderaba de nosotros al atardecer. Alfredo se equivocó de huella, y nos perdimos, casi enterrados en la arena.Empezaba a oscurecer y la situación se complicaba. En medio del desierto es imposible orientarse de noche. Menos mal que después del susto consiguió encontrar la forma de llegar hasta la huella buena.

Al día siguiente, Alfredo nos confesó que nunca lo había pasado tan mal en su vida.
En esa zona, las temperaturas bajan a -20ºC ó -30ºC por la noche. No es ninguna broma quedarse atrapado ahí en medio.

Afortunadamente, se quedó en una anécdota y por la noche nos pudimos reír recordándolo.

Alojamiento

Nos alojamos en el Hotel Tayka de Piedra, en San Pedro de Quélmez. Los hoteles Tayka son alojamientos rurales, gestionados por las comunidades indígenas locales. Aunque el precio es desmesurado en comparación con los precios de Bolivia, al menos sabes que el dinero se queda en las comunidades y sirve para su desarrollo, en vez de contribuir a enriquecer a las agencias y explotar a los locales.

Ensimismarse contemplando el cielo nocturno estrellado del altiplano era tremendo.

A 4000 m de altitud, es impresionante la cantidad de estrellas que inundan el cielo………la Vía Láctea, las Nubes de Magallanes, la Cruz del Sur, y Orion al revés que en el hemisferio norte.

ESTA ETAPA PERTENECE AL VIAJE: Bolivia y Noroeste argentino


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Salar de Uyuni. El merengue gigante

  • Laura

    Hola
    Voy a viajar a Bolivia en Junio y me gustaria saber con que agencia organizaste el tour al salar, ya que parece que fue bastante bien organizado.
    Un saludo!

    • Kami Autor

      Hola Laura,
      Contratamos el tour de Uyuni con la empresa Tupiza Tours. Nos interesaba hacer el tour de 4 días, empezando en Uyuni y terminando en Tupiza (ya que seguíamos viaje al noroeste argentino) y pocas empresas ofrecen esta opción.