El Puigmal: ruta Nuria –Puigmal –Fontalba –Nuria PIRINEOS


El Puigmal, con 2910 m de altura, es el pico más alto de los Pirineos orientales. Está situado en el límite entre entre la provincia de Girona y Francia, perteneciendo una vertiente a cada país. Nuestro objetivo para este día de mayo será alcanzar su cumbre desde el Valle de Nuria, regresando por Fontalba.

El plan para este día era subir a Nuria en el tren cremallera desde Ribes de Freser, y desde ahí ascender caminando al pico Puigmal.
Sin embargo, la predicción meteorológica era horrible (completamente nublado, lluvia, tormenta), por lo que la noche anterior estuvimos trazando un plan B.
Nos habían advertido que no se nos ocurriese caminar por las montañas de Nuria si se cerraba de niebla (la famosa boira de la zona). En ese caso, la peligrosidad es extrem,a incluso para montañeros conocedores de la zona, ya que la visibilidad se vuelve nula, y de nada sirve llevar GPS, pues resulta difícil adivinar los precipicios.

Pero,…………………. inesperadamente, el día amanece completamente despejado, precioso. Mucho tenía que cambiar para que se estropease. Así que nos cogimos el tren cremallera, y en media hora llegamos a Nuria, con un sol radiante.

Preguntamos en la oficina de información del valle, y nos dijeron que, según la predicción meteorológica que habían recibido, nos tenían que desaconsejar totalmente el trekking. Pero, que mirando al cielo, no podían hacerlo. Nos advirtieron que tuviésemos cuidado, que el tiempo puede cambiar bruscamente en la montaña, y que si veíamos que el cielo se ponía feo, que diésemos vuelta. De cualquier forma, registraron nuestro datos, nºs teléfono, y ruta prevista por si nos perdíamos.

Echamos cuenta de la duración de la ruta, y resulta que teníamos el tiempo bastante justo para pillar el último tren cremallera de bajada a Ribes de Freser. Así que, sin perder más tiempo, nos pusimos a andar montaña arriba.

Nos dirigiremos hacia el pico Puigmal. De la cumbre intentaremos bajar hacia Fontalba, para después regresar a Nuria, haciendo una especie de triángulo. Una ruta de algo menos de 15 Km, con un desnivel de 1000 m.

Para iniciar la ruta en el Valle de Nuria, preguntamos por allí, pues, aunque hay varias rutas señalizadas, ésta no lo está. Parte tras cruzar el río al lado de unos carteles.

El primer tramo de la ruta discurre entre pinos, después piedras, después hierba sin árboles con vistas al Valle de Nuria.

La subida se las trae, y  en media hora llegamos a un prado llano de altura.
Empiezan a formarse nubes, ¡uy, qué miedo!

La ruta pasaba por neveros, los cuales intentamos evitar. Esto nos hizo encontrarnos con una pared rocosa. Era una locura subirla, así que cruzamos longitudinalmente a 4 patas, con mucho cuidado.

La vista hacia atrás

El siguiente tramo es más fácil, por suelo de hierba, salpicado de azaleas.

Seguimos ascendiendo por la hierba que todavía no ha verdecido, permanece “quemada” tras estar cubierta de nieve en invierno. Bonita panorámica.

Nos encontramos más neveros, evitamos cruzarlos buscando caminos alternativos monte a través.

Todavía queda mucha subida, y con nieve por encima de 2500 m. ¡Qué bien me va a sentar el jacuzzi a la vuelta!

Desde aquí ya sólo faltan 800 m de distancia al pico, y 300 m de desnivel. Hay que cruzar por la nieve.

Ánimo, que ya sólo queda lo peor, seguir subiendo por la nieve los 400 m de desnivel que faltan.

Un poco antes de llegar a la cima, ya observamos la Cordillera Pirenaica.

Tenemos que salvar un tramo pedregoso. Y, por fin vemos la cumbre, y la cruz.

El esfuerzo se ve recompensado por vistas maravillosas desde el pico Puigmal, a 2910 m de altitud. Este es el pico más alto de la zona, y del Pirineo Oriental, por lo que tenemos una panorámica espectacular.

En la cima conocimos a un joven mejicano. Era corredor de montaña y se estaba entrenando. ¡Con lo orgullosos que estábamos de haber subido al Puigmal! El chico nos contó que había subido desde Ribes a pie, yo calculo casi 20 Km, y en menos de 5h, subiendo 2000 m de desnivel. Nos contó que se volvía a pie hasta Ribes porque necesitaba entrenarse para una próxima carrera de montaña, ¡qué máquina! Reposando sólo unos minutos

Todavía nos restan algunas horas de caminata. Así que, emprendemos el descenso hacia Fontalba, por la Serra del Borrut. El camino es mucho mejor, por la vertiente sur, casi sin nieve.

Los valles se van abriendo a nuestra vista, en medio de la niebla. El tiempo empeora.

En una hora de descenso llegamos a la Cim de La Dou

En cuanto empezamos a bajar esta cima, ya divisamos Fontalba a lo lejos. También vemos Ribes, aunque con baja visibilidad, pues está bastante nublado.

Desde Fontalba a Nuria hay una ruta estupenda, incluso señalizada, y con preciosas vistas.

Entones ya nos relajamos, caminando tranquilamente para disfrutar del paisaje. Ya teníamos claro que llegaríamos con tiempo de sobra para coger el último tren.

Nos adentramos en un bosque de pinos, que nos tapan el paisaje. Sólo de vez en cuando podemos ver las montañas pirenaicas.

Precioso cielo. Menos mal que no se han cumplido las previsiones meteorológicas. Oímos los trinos de los pájaros; también el murmullo del río. Vemos la Garganta del río Nuria y la senda del Camí Vell que recorrimos un día antes.
Queda alguna subida más y ya empezamos a divisar Vall de Núria. Ya vemos a lo lejos la estación de esquí, mientras los corzos corretean por las praderas.

¡Qué feo queda ese hotel ahí en medio del valle de Nuria!

Hemos completado el recorrido en 6 horas y media, a tiempo para coger el último tren cremallera, y en media hora estamos de vuelta en Ribes de Freser.

El jacuzzi al aire libre, y una magnífica cena en Els Cazadors, son el  broche perfecto para relajarnos y finalizar el día.

 

Track de la ruta al Puigmal

Descargable para GPS: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2873013

 

Ver más excursiones por Pirineos: Aquí

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *