GR-2 La Reunión (Etapa 5). De Roche Plate a Marla ISLA REUNION - GRAN TRAVESIA


Nuestra quinta etapa de la Gran Travesía de Isla Reunión GR-2 transcurre entre Roche Plate y Marla. Seguimos descubriendo a pie el circo de Mafate, y alucinando cada día con los paisajes de indescriptibles formas. Nos aguarda otra ronda de belleza surrealista.

Amanecer en Roche Plate

En Roche Plate nos despiertan los desafinados cantos de los gallos, que parecen más lastimosos que alegres por el comienzo de un nuevo día. Con la luz de la mañana distinguimos mejor el magnífico entorno que nos rodea. En medio de la exuberante huerta-jardín, Axel nos sirve el desayuno preparado íntegramente con ingredientes producidos por sí mismo. Incluso el café lo cultiva él.

Qué lástima no hablar bien francés, porque me había gustado charlar más detenidamente con Axel, y le habría atosigado a preguntas. Se mostraba muy predispuesto a ello.

Partimos más tarde que otros días, esperando que empiece a calentar el sol y seque la ropa. La mojadura de ayer fue de aúpa y con el húmedo clima tropical no ha secado nada por la noche.

El espectacular paredón de Le Maïdo enmarca el circo volcánico de Mafate. Desde Roche Plate apreciamos todavía más su verticalidad.

No hemos estado nada mal en la cabañita de Roche Plate

De Roche Plate a Trois Roches

Nuestra etapa transcurrirá entre Roche Plate y Marla. Existen 2 alternativas: por Trois Roches o por La Nouvelle. Nosotros elegimos la primera, por recomendación de Axel, quien además nos explica un atajo para enlazar con el sendero desde su casa. En esta ocasión no seguiremos el GR-2 que va por La Nouvelle, sino el GR-3 pasando por Trois Roches. Pensaba que mis ojos ya no iban a volver a ver paisajes tan impresionantes como los de ayer………..Y me equivocaba……… 

Ya por la mañana empezamos a ascender por terreno volcánico. Entre las porosas rocas de lava crecen arbustos. Cada día el paisaje es diferente, y la vegetación también. A saber cuántos tipos de plantas habitan en Mafate. Es impresionante la variedad que percibimos. Exuberantes bosques nubosos tropicales, bosques de árboles espigados, otros menos espesos, arbustos, o entornos como el de ahora, de vegetación poco densa. Al fondo, el muro de Le Maïdo, sobre el que ya se han acumulado nubes. Parece que nos dirijamos hacia él, pero pronto viramos a dirección sur.

Caminamos por terreno volcánico

Nos alejamos de Roche Plate……..impresionante ubicación

Las nubes siempre están chocando conta Le Maido 

En otras épocas del año, todos estos valles y estas montañas están forrados de intenso verde

Alcanzamos 1375 m de altura en un delirio para la vista. Inimaginables formas quebradas conforman estos parajes tan singulares. Es una visión impresionante. Las cascadas caen por cortados del terreno. Las montañas puntiagudas se visten de verde. Mafate es un jardín botánico.

El acentuado relieve no concede descanso y el descenso por tan pronunciado perfil no puede ser de otro modo que por escaleras talladas en la montaña. Otros excursionistas suben resoplando y nosotros bajamos con las piernas molidas.

Esta etapa resulta absolutamente deliciosa. Aunque dura, es corta, y nos la podemos tomar con mucha tranquilidad, parando montones de veces.

Trois Roches

En 2 horas y media alcanzamos Trois Roches, pequeñísima aldea, y bendito bar. Zumo de naranjas exprimidas al momento y limonada en una terraza en mitad del huerto-jardín nos recargan de energías. Simpático barman. Sirven en vasos de plástico que después lavan para reutilizar. Y es que minimizar la basura es un propósito en Mafate. Por el mismo medio que llegan los productos exteriores, también sale la basura……….por helicóptero. Hemos visto que en algunas aldeas acumulan los residuos en grandes cajones para ser cargados por el helicóptero……….Basura voladora.

Por unas escaleras bajamos hasta el río, que se despeña en cascadas. Cruzarlo descalzos es casi obligado, para tumbarnos en la otra orilla, a imitación de los demás excursionistas. Como si fuera la playa de Mafate, nadie rechaza tumbarse un rato al sol a orillas del río, porque después vendrá lo más duro de la etapa.

De Trois Roches a Marla

Reemprendiendo la marcha, seguimos el curso del río. Su cauce baja muy seco en esta época y cada vez se va encerrando más, hasta formar una estrecha garganta entre elevadas paredes. Estamos en la Plaine au Sables (la de Mafate, no la del Pitón de la Fourniase), y arena volcánica es, precisamente lo que predomina en este lugar.

Parecía un callejón sin salida. Parecía que al encontrarnos de frente con los paredones rocosos ya no podríamos continuar más. Pero ahí están de nuevo los escalones, escondidos en sitios inverosímiles, que nos permiten trepar a velocidad de vértigo.

Alcanzado el punto más alto, nos vuelve a sorprender un nuevo paisaje, un enorme valle, que por su grandeza casi podría ser himalayo o andino.

Nos dirigimos a Marla, pero no atisbamos todavía ninguna casa. El valle está totalmente deshabitado, perdido. El sendero lo recorre longitudinalmente a media altura. Las montañas lo enmarcan, y nos preguntamos dónde estará Marla.

Lo que sospechábamos se confirma. Debemos subir la montaña para alcanzar la otra vertiente. Parece increíble poder subir por una pared así. Si te lo cuentan, no te lo crees. Pero hacia ahí se dirige el camino de lava, a unos escalones escondidos entre la roca, que nos hacen ganar altura y seguir alucinando.

Echamos mano de las últimas fuerzas para lograr que las piernas respondan y consigan elevarse al siguiente escalón. El valle queda entonces muy abajo y poco después comenzamos a vislumbrar Marla. Sus encantadoras casitas de colores quedan respaldadas por altas montañas. No parece que nos encontremos en una isla tropical del Océano Índico. Pensar en el mar parece desde aquí muy lejano. Seguro que en Saint Gilles se está bañando la gente en la playa al sol.

Noche en Marla

En Marla pillamos a las montañas escondidas entre la niebla. Las nubes visitan el interior de la isla cada día a partir de mediodía. Seguimos en el Circo de Mafate.

Nos alojamos en el Gite Faenelia César, una cabaña de 2 habitaciones con un único baño. Ya no quedaban habitaciones con baño privado cuando busqué disponibilidad. Pero estamos muy a gusto. Nuestros vecinos franceses están derrotados y son muy tranquilos.

Seguro que Marla era muy diferente hace pocos años. Se nota que todo está muy nuevo. Hay 3 bares, tienda, escuela, y varios alojamientos. En el bar nos avituallamos con una frugal comida tardía antes de sentarnos en el porche de la cabaña a contemplar los movimientos de las nubes que no terminan de dejar ver el Grand Benare, y las cabras volviendo a casa. Estamos a más de 1600 m de altura, en un terreno volcánico de escasa vegetación.

Escuela de Marla

Bar de Marla

Tan presumidas son estas montañas que se esmeran por mostrarse iluminadas antes de irse a dormir. Y nosotros, cómplices de esos momentos.

Cena: como siempre nos sirven la típica comida criolla. Sopa, pollo de los que corretean libremente por Marla, ¡qué rico!, salchichas, arroz, alubias, tarta de naranja. Y por supuesto, ron.

Nuestra última noche en Mafate era tal cual suelen ser las noches de Mafate. Sobre la aldea se delinean las siluetas de las montañas que enmarcan el circo: el Grand Benaré y el Piton des Neiges que domina la isla. Y el cielo repleto de estrellas.

Resumen de la etapa de Roche Plate a Marla: 11 Km

  • De Roche Plate a Trois Roches (bar): 2 horas y media
  • Descanso en Trois Roches: bar y después playa al lado del río
  • De Trois Roches a Marla: algo más de 2 horas.

Dificultades

  • El cansancio acumulado tras varios días de duras caminatas.
  • La última subida vertical desde La Plaine au Sables a Marla.

Lo mejor

Todo. Por seleccionar algo, me quedaría con las vistas antes de iniciar la bajada a Trois Roches, y las vistas tras la primera subida desde La Plaine au Sables cuando divisamos el amplio valle.

Track de la ruta

https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=15595742

 

ESTA ETAPA PERTENECE AL VIAJE: Isla Reunión: trekking, coche y helicóptero

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *