GR-2 La Reunión (Etapa 1). De Le Brûlé a Gite Roche Ecrite ISLA REUNION - GRAN TRAVESIA


Excitados e inquietos nos levantamos, porque comienza una aventura. Recorreremos una parte de la Gran Travesía de Isla Reunión. Esta ruta de senderismo atraviesa la isla de norte a sur durante más de 150 Km. Esta primera etapa transcurre entre Saint Denis y el refugio de Roche Ecrite.

Los circos, las planicies, los volcanes, semejante diversidad de entornos convierten esta travesía en una experiencia de naturaleza y paisajes apabullantes. Nosotros no realizaremos la travesía completa, sino una adaptación personal. Los refugios estrella (Pitón des Neiges y Volcán) estaban completos, obligándome a ingeniármelas para encajar todos los lugares interesantes. Así, haremos la travesía hasta Cilaos. Después, en coche completaremos la zona sur, haciendo caminatas de ida y vuelta en el día.

En Saint Denis tomamos el autobús 12, en dirección a Le Brûlé. Este autobús parte del apeadero de Le Jardin de l’Etat y en su última parada enlaza con otro más pequeño, el minibús 12a.

El minibús 12a nos dejaba en Val Fleuri, final del trayecto que asciende en zigzag desde Saint Denis, tras pasar por Le Brûlé.

La primera idea que me rondaba por la cabeza nada más bajar de aquel minibús era: “Yo me quiero ir de aquí. ¿Por qué me meto en estos líos?”. La situación me resultaba descorazonadora. Pintaba de lo más propicio para decirle al conductor que regresábamos a Saint Denis, para buscar un buen restaurante y un spa en el que pasar unas vacaciones mimando el cuerpo. Sabía que, si lo sugería, mi propuesta sería aceptada de inmediato. Así que no podía mostrar el mínimo signo de debilidad.

Con una sonrisa por delante cargué la mochila a la espalda con todo lo imprescindible para 7 días. Caminar kilómetros y kilómetros es una cosa, pero caminar con peso es otra muy diferente. Y ya empezaba a notarlo en los primeros pasos dentro de la nube. Porque, ahí es dónde nos encontrábamos, dentro de las nubes, a 1000 m de altura, donde nos habíamos apeado del minibús tras alejarnos de la soleada Saint Denis.

Todavía no era consciente de cuánto disfrutaría los próximos días.

Nos rodea un bosque de coníferas durante el par de kilómetros por carretera que tenemos por delante hasta alcanzar el Mamade Camp, punto en el que se inicia el sendero. Sendero que pronto abandona el bosque de coníferas para adentrarnos en la Reserva Natural Roche Écrite.

Literalmente caminamos dentro de las nubes. Y es que, quién siga pensando que las nubes flotan o son de algodón, tiene que venir aquí, para ver sus gotitas de agua pulverizadas en el ambiente. Sí, las gotas se ven, y se mueven. Por eso, la vegetación ávida de humedad se desarrolla con exuberancia. Sin embargo, yo no me sentía flotante en la nube. Más bien, notaba mis pisadas pesadas debido al suelo húmedo y al peso de la mochila. Una auténtica jungla tropical. Una biodiversidad sobresaliente.

Por el húmedo y resbaladizo suelo arcilloso extremamos las precauciones, sin evitar algún tropiezo. El ascenso es continuo, ya que en esta etapa subiremos de 1000 a 1850 m.

Por encima de 1500 m, los árboles se espigan, y el suelo se seca. Ya es más fácil caminar. Hasta el momento, el barro húmedo ralentizaba nuestros pasos.

Cada vez se dejan ver más pajarillos, que entonan armoniosas melodías. Tal vez, algunos de esos trinos provienen de algún tuit-tuit, un ave en peligro de extinción que sólo habita en el bosque de Roche Écrite. Únicamente se han contabilizado 34 parejas en el mundo, o sea,….. aquí.

La luz penetra difícilmente en esta espesura, e incluso los helechos estiran sus troncos. Jamás los había visto tan altos. Algunos ejemplares medirán más de 15 metros. Si nos dicen que nos imaginemos un bosque primitivo, del jurásico, yo creo que la mayoría pensaríamos en un lugar así. Quizás la culpa la tienen los cineastas. Barbas colgantes en las ramas, grandes hojas, troncos enroscados, flores tropicales…………más selva que bosque.

El refugio de Roche Écrite es el fin de etapa, y nuestro alojamiento para esta noche. Acogedoras cabañas de madera en medio del bosque. Habitación doble con baño privado, electricidad por energía solar, e incluso radiador, aunque las nubes habían impedido que el agua se calentase en las placas solares…….¡¡Y con salida de emergencia!!

La veranda era el lugar de reunión de los excursionistas que compartíamos aventura, aunque, aparte de francés, los demás no hablaban ningún otro idioma. Cervezas o chocolates calientes triunfaban sobre las mesas de madera.

Refugio de la Roche Ecrite

A veces ocurren milagros, como en esta ocasión. A última hora, la niebla se esfumó y el cielo despejado me animó a alejarme del refugio de la Roche Ecrite hasta una zona desarbolada, conocida como La Plaine des Chicots. La puesta de sol teñía de rojizo las nubes, las cuales se habían desplazado hacia el océano.

Era el primero de una serie de sugestivos atardeceres en la Isla Reunión.

Atardecer en La Plaine des Chicots

Era nuestra primera cena criolla, …………y no la última. En este caso, sopa de primero, mientras que el típico plato criollo, conocido como “cari”, nos lo servían a continuación: pollo, chorizo, arroz, lentejas, y un bizcocho de postre. Durante el trekking, a diario se repetirían las cenas criollas, a veces cambiando el pollo por cerdo, y las lentejas por alubias.

Pensábamos que compartir la mesa con 16 francoparlantes nos iba a dejar mudos. Nada más lejos de la realidad. La conversación no tenía fin, entre las 4 palabrejas que chapurreamos en francés, las 4 que hablaban ellos en español, y otras 4 en inglés, ayudados por el ron de caña con maracuyá.

 

Resumen de la etapa de Saint Denis a Gite de la Roche Ecrite

  • Coger autobús nº 12 en Saint Denis a Le Brûlé, punto de comienzo del sendero si uno no quiere darse la enorme paliza de subir a pie desde el centro de Saint Denis. El autobús parte del apeadero de Le Jardin de l’Etat. En su última parada se enlaza con el minibús 12a hasta fin de trayecto en Val Fleuri (pasado el pueblo de Le Brûlé).
  • Caminar 2 km por carretera, hasta el inicio del sendero en Mamade Camp. A partir de entonces nos adentramos en el bosque húmedo tropical, en continuo ascenso, hasta llegar al Gite de la Roche Ecrite.
  • Caminata 9.5 Km

Dificultades:

El suelo resbaladizo de arcilla mojada en el bosque tropical, el peso de la mochila.

Lo mejor:

El bosque musical, …..  las melodías de los pajarillos en la jungla frondosa.

Track de la ruta

https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=15595643

 

ESTA ETAPA PERTENECE AL VIAJE: Isla Reunión: trekking, coche y helicóptero

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *