Lagunas altiplánicas de Atacama: Miscanti, Meñiques, Tuyajto, Aguascalientes, Chaxa CHILE - ATACAMA


En dirección sur desde San Pedro, camino hacia las lagunas altiplánicas Miscanti y Meñiques, la vista de la Cordillera de los Andes es prodigiosa. En el cordón de volcanes sobresale el humeante Lascar. Ya veremos si la Laguna Tuyajto es tan espectacular como nos ha contado Maca.

La luz de la mañana sobre los Andes es totalmente diferente de la vespertina.

Por el camino se dispersan pequeños pueblos, como Toconao y Socaire. La iglesia de techo de paja destaca en este último. Ambos son pueblos pintorescos, que conservan su arquitectura y tradiciones y donde suelen parar las excursiones organizadas.

Lagunas Miscanti y Meñiques

El espacio natural de las lagunas Miscanti y Meñiques está administrado por una comunidad indígena.
Sólo permiten recorrer un pequeñísimo sendero, con vista hacia las lagunas, pero sin bajar hasta ellas, para no molestar a las vicuñas.

En primer lugar llegamos a la Laguna Miscanti. Una laguna de un increíble color verde turquesa intenso, aderezada por unos blancos bordes salinos, y rodeada de grandes volcanes.

Estamos a 4000 m de altitud, y se nota el fresco y el viento.

Contigua a la Miscanti se emplaza la Laguna Meñiques. Igualmente sólo se puede contemplar desde los miradores, no permiten acercarse.


Es un paisaje precioso, y muy fotogénico. Por ello es una lástima no poder hacer ninguna caminata y únicamente  verla de lejos, o sea que el lugar no da para mucho más que tomar unas fotos.

Este es un lugar visitado de forma habitual por los tours turísticos, en general furgonetas, con visitantes de todos los países.

¡Qué rabia no poder caminar libremente por la zona! Es lo que pasa en los sitios de alta afluencia de turistas.

Pero……. como intrépidos viajeros, no nos podíamos quedar aquí. Teníamos que llegar más allá, a donde ya no llegan las excursiones organizadas…………bueno, parece ser que ahora las excursiones organizadas ya llegan más allá, pero no en aquellos momentos.

Así que, nos dirigimos hacia la laguna de Tuyajto, a una hora y pico de camino, en dirección hacia Argentina por el paso de Sico.

Laguna Tuyajto

La soledad es extrema. Camino de ripio, en estado aceptable, pero sin cobertura de móvil, y sin tránsito. (En 3 h nos cruzamos con 2 coches, y eso que era hora punta).
Por tanto, hay que ir con precaución, y avisar a alguien que vas a ir por ahí, para que te vayan a rescatar si no regresas.

El paisaje no tiene desperdicio, cada vez más impresionante, más pegado a los Andes.

Tras una hora de ripio, unos 50 km, llegamos al salar y laguna de Aguas Calientes. El paisaje es realmente espectacular.

Grandioso recorrido, contemplando de cerca los volcanes, con sus diferentes colores.

¡¡ OOOOOOOOOOOOOOOOHHHHHHHHHH  !!

Sin conformarnos todavía con esto, y embelesados por la belleza y soledad de unos paisajes que ni imaginábamos, seguimos hasta la laguna de Tuyajto.

Un decorado natural de una belleza inimaginable. Difícil de asimilar, incluso presenciándolo in situ.

Un paisaje absolutamente maravilloso. Tremendo espectáculo visual.

El verde intenso de la laguna Tuyajto, sus bordes blancos de sal, los volcanes de colores que la rodean, y la soledad más absoluta, convierten el entorno en un lugar de no creérselo.

Estos lugares no los publicitan en las agencias de San Pedro.

Aquí, los únicos visitantes son las vicuñas, los flamencos, y otras aves. Y algún turista aventurero de vez en cuando…….

Estábamos ya muy cerca de Argentina, a unos 50 km por el paso de Sico.
La carretera está más o menos transitable. El problema es que te pase algo, porque no pasa nadie.

De hecho, nos encontramos en un momento de apuro porque el coche no quería arrancar. En altitud les cuesta más, debido a la menor concentración de oxígeno

Es en estos momentos cuando uno se da cuenta lo fina que es la línea que separa aventura y temeridad. Sobrepasar la frontera puede ser únicamente cuestión de algún pequeño imprevisto.

En esta zona las temperaturas bajan por debajo de 0ºC por la noche. El pantalón corto no parecía la indumentaria más adecuada si las circunstancias obligaban a pasar la noche en el coche.

Pero, por fortuna, todo se quedó en un pequeño susto. El coche se portó como un campeón.

Laguna y Salar de Aguascalientes o Piedras Rojas

Después de un rato disfrutando de aquel paisaje de la Laguna Tuyajto, caminando por sus bordes, y habitando por unos momentos en otro mundo, casi irreal, emprendemos rumbo de nuevo al salar y laguna de Aguas Calientes.
Otro sitio para pasmarse. 
Un paisaje impresionante.

Paramos, nos acercamos a la laguna, caminamos, contemplamos los flamencos, los patos …

Todo ello para nosotros solos, ¡un privilegio!.

Es hora de regresar, por la solitaria ruta

Como dice la canción de Xoel: “Sorprendimos a la luna besando a los volcanes”.

Atardecer en el Salar de Atacama y Laguna Chaxa

Nuestro siguiente destino será la laguna Chaxa, ubicada en medio del salar de Atacama.

Desde donde venimos, accedemos hacia la laguna Chaxa tomando una desviación que indica Peine, y después la desviación a la derecha, atravesando el salar de Atacama por la ruta de vichufita.

El salar de Atacama es uno de los más grandes del mundo.

A diferencia del salar de Uyuni o de Salinas Grandes de Purmamarca, cuyo suelo es liso, el suelo del salar de Atacama es rugoso, recuerda a la lava.

También a diferencia del de Uyuni, aquí, en vez de islas hay varias lagunas en medio del salar. La laguna Chaxa es una de ellas.

Esta zona también está administrada por una comunidad indígena. Pertenece a la Reserva Nacional Los Flamencos.

Aquí suelen venir los tours organizados a última hora para admirar los Andes iluminados a la puesta de sol.

Por unos senderos y miradores observamos la laguna y los flamencos, sobre todo rosados, que habitan en ella.

Imponente resulta la puesta de sol desde el salar de Atacama, con los reflejos del atardecer sobre la Cordillera de los Andes. Momentos en los cuales, la temperatura desciende bruscamente conforme se esconde el sol.

Ya hemos comprobado que el atardecer es precioso desde varios puntos de Atacama, obsequiando con una magia de color.

Estampas que quedan sobre el Salar de Atacama tras la puesta de sol

ESTA ETAPA PERTENECE AL VIAJE: Norte de Argentina y Chile

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *