Trek Langtang. Traslado de Kathmandu a SyabruBesi NEPAL - Trek Langtang


A las 9 am hemos quedado en que nos recoja el 4×4 para hacer el trayecto de Kathmandu a SyabruBesi. Sin embargo, llega a las 8, cuando todavía estamos saboreando un fantástico desayuno en la agradable terraza-jardín de nuestro alojamiento en Kathmandu, Mi Casa. Su dueño, Ramiro, que ha vivido en España, pretende que sintamos este lugar como nuestra casa, más que como un hotel. Con sus extraordinarias atenciones, de verdad que lo consigue.


El todoterreno es nuevo y enorme. Las ruedas están bien. El conductor no parece borracho. Todo está en orden. Allá vamos, en dirección a Syabrubesi, punto de comienzo del trek de Langtang. Dicen que el mayor reto del trek es recorrer esta carretera al borde de precipicios.

Saliendo de Kathmandu, cruzamos el río Bagmati, sobre el cual flotaban toda clase de inmundicias. No quiero pensar en lo que no se ve.

Cambiábamos de mundo nada más dejar Kathmandu. El mundo rural se muestra más amable y hospitalario. Los árboles oxigenan el aire. La vegetación forma un tapiz verde. El arroz siembra las laderas desde el fondo del valle hasta lo más alto. Al fondo queda la densa nube de contaminación flotando sobre Kathmandu.

Nuestro conductor era muy parlanchín, no paraba ni diez segundos. Así, al menos se mantenía despierto, que sus primeros bostezos nos habían empezado a preocupar.

Los campesinos araban sus tierras con primitivos métodos. Hombres convertidos en haces de paja o en árboles andantes, acarreando a sus espaldas más peso de leña que el suyo propio. Mujeres despiojándose y peinándose unas a otras eran imágenes tan habituales como lavar a los bebés al borde de la carretera. Los autobuses parecían camiones de prisioneros hacinados hacia algún gulag, o de esclavos hacia plantaciones de trabajos intensivos.

Escenas cotidianas en la carretera de Kathmandu a Syabru Besi

Los niños acudían a las escuelas con sus pulcros uniformes y sus mochilitas, caminando kilómetros. A pesar de verlos entrar en aquellas chabolas convertidas en escuelas, me hacía sonreir notar que también acudían muchas niñas.

Escolares en la carretera de Kathmandu a Syabru Besi

Tenemos unas vistas de los Himalayas….¡bufff!

Vistas al Himalaya en la carretera de Kathmandu a Syabru Besi

Tras cada curva había una casa, y continuamente terrazas de cultivo, y plataneras, papayos y aguacateros. Y al fondo, las altas cumbres nevadas del Himalaya, de 6000-7000 m: Masnalu, Langtang. ¡Precioso!
El valle se ensancha poco antes de Trisuli Bazaar, y la carretera es más recta. Calor!.

Parada para comer en el pueblo de Trisuli Bazaar, al que llegamos tras 3 horas. La carretera mejora a partir de entonces, el firme ya no es tan desastroso y sobre todo, hay menos tráfico.

Los puntos de control policial son numerosos durante todo el recorrido. Nosotros disfrutábamos del paisaje y de la vida de las aldeas al lado de la carretera.

Cuando parecía que había pasado lo peor, antes de Dunche empieza el peor tramo de carretera, que los desprendimientos han convertido en una horrible pista de tierra y piedras, al borde de altísimos precipicios. No sé cómo pueden pasar los autobuses por aquí.

Algunas cascadas, que en otros lugares serían grandes atractivos, aquí ni se les presta atención. Admirando esta naturaleza, ya ni nos acordamos del infierno de Kathmandu………………¡El cielo y el infierno no están tan lejanos!

En Dunche compramos el permiso de entrada al Parque Nacional de Langtang. Nabaraj se encargaba de todas las gestiones. También aquí pasamos el control policial más estricto, aunque la revisión del coche y de los bultos parecía ser más exhaustiva para los locales que para los turistas.

Tras los 3 controles policiales que sufrimos en Dunche, la carretera descendía la montaña en zig-zag hasta llegar a SyabruBesi, a orillas del río, después de 6 horas y media, y unas cuantas paradas.

 

SyabruBesi

En Syabru Besi, alejándonos de los hoteles, desfilábamos por un festival de oficios artesanales: hilanderas, tejedoras, carpinteros, talleres de costura en los que se paseaban las gallinas………..pero, lo que levantaba más expectación era un grupo de artesanos de estaño, quienes fundían el metal para modelarlo y fabricar cacerolas.

Los niños de pueblo jugaban en la calle, correteando alegres. El juego estrella eran las ruedas. Los niños se peleaban por ellas, ya fuese para hacer girar las ruedas de una carretilla puesta al revés, o correr detrás de un neumático.
Las mujeres lavaban la ropa o las cacerolas en la calle, en cubos. Las vestimentas y razas eran variopintas: tibetanos, tamang, hindúes……
Estamos a sólo 20 Km del Tíbet, y por ello los controles policiales en la carretera son tan frecuentes.

Vistas desde Syabru Besi

Syabru Besi

En las tiendas de la zona de hoteles, los excursionistas aprovechan para hacer las últimas compras de cualquier producto necesario para llevarse de trekking. Aquí se puede comprar casi de todo. En los pueblos de montaña también encontraremos muchos productos, pero los precios se incrementan con la lejanía.

Alojamiento en Syabrubesi: Yala Peak House. Nuestro porteador estaba muy satisfecho porque nos había conseguido una habitación con baño privado. Todo un lujo. Nosotros pensábamos que si a partir de ahora, los alojamientos iban a ser peores que éste, no sabíamos si podríamos soportarlo. Nos miramos…………¿qué hacemos? ¿seguimos o nos rendimos?

 

ESTA ETAPA PERTENECE AL VIAJE: Nepal 2014: Langtang

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.